Free shipping over $25 Start Shopping
$25+ get 10% off, $50+ get 15% off,  $100+ get 20% off your order

Sindrome Metabolico

Disfunciones Metabolicas

son un factor de riesgo importante para incidentes cardiovasculares tales como infarto al miocardio, accidente cerebrovascular y enfermedad cardiovascular no isquémica1. La constelación de síntomas indicativos de disfunción metabólica incluye: obesidad central (tipos de cuerpo de manzana), intolerancia a la glucosa, resistencia a la insulina (p. ej., diabetes mellitus no dependiente de insulina), hipertensión, dislipidemia, marcadores elevados de inflamación y coagulación sanguínea deficiente (híperfibrinolisis). Dada la complejidad de este síndrome, identificar y desarrollar tratamientos puede ser muy difícil. A medida que aprendemos más, obtendremos una mayor comprensión de cómo podemos abordar la causa subyacente de las disfunciones metabólicas mientras manejamos los síntomas. Dada la amplia gama de síntomas, el síndrome metabólico a menudo se pasaba por alto en el pasado, aunque más recientemente se establecieron los siguientes criterios, y se requiere que el individuo presente por lo menos tres de los cinco criterios para el diagnóstico:

Los tratamientos innovadores pueden dirigirse a uno o más procesos fisiológicos en el cuerpo y tener un impacto general significativo. Exploramos estos procesos y cómo AOR ha redefinido el enfoque para administrar y prevenir muchos aspectos de este complejo síndrome, utilizando la investigación para guiar el desarrollo de productos novedosos y con múltiples objetivos.

Insensibilidad a la Insulina y Desregulacion de la glucosa

Con cada comida que comemos, nuestro cuerpo descompone la porción de carbohidratos de la comida en azúcares simples como la glucosa, que luego pueden usarse para obtener energía o almacenarse como grasa para usarse en otro momento. Desafortunadamente, una dieta y un estilo de vida deficientes pueden llevar a niveles azúcar en la sangre descontrolados, a una producción deficiente de insulina y, finalmente, a una diabetes 2 tipo 2. Además del aumento del riesgo cardiovascular, la desregulación de la glucosa produce inflamación, toxinas y daño a las células del cuerpo, lo que acelera el envejecimiento, el aumento de peso y los trastornos de la piel, y reduce la vida útil2.

Transtornos de la azucar en la sangre

En la diabetes mellitus tipo I (DMT1), el sistema inmunológico está atacando a las células productoras de insulina del páncreas. Esto conduce a la incapacidad de producir niveles adecuados de insulina y, sin la presencia de insulina, los niveles de azúcar en la sangre aumentan de manera incontrolable3. Estos pacientes requieren insulina adicional para regular sus niveles de glucosa en sangre.

La forma más común, la Diabetes Mellitus Tipo II (DMT2), generalmente se desarrolla en la adultez tardía, y es principalmente el resultado de un aumento de la resistencia a la insulina. La resistencia a la insulina se refiere a la incapacidad de nuestras células para responder a la insulina, incluso cuando los niveles normales de insulina están presentes. Una vez que las células se vuelven resistentes a la insulina, la glucosa no puede ingresar a las células y los niveles de glucosa en la sangre aumentan3, 4.

Complicaciones cardiovasculares debido a niveles inestables de azucar enla sangre.

Las personas con niveles elevados crónicos de azúcar en la sangre tienen el doble de probabilidades de padecer enfermedades cardiovasculares y cinco veces más probabilidades de sufrir un incidente cardiovascular. De hecho, el 75% de las muertes por diabetes se deben a una enfermedad coronaria del corazón1, 2. La resistencia a la insulina también puede dar lugar a otros factores de riesgo cardiovascular atribuidos al síndrome metabólico, tales como niveles más bajos de HDL, obesidad abdominal, niveles más altos de triglicéridos y niveles elevados de LDL4 , 5, 6.

Otras complicaciones comunes de tener niveles inestables de azúcar en la sangre incluyen: daño en la retina, ceguera (esto constituye el 8% de los casos de ceguera en los EE. UU.), niveles de presión arterial poco saludables (73% de las personas con trastornos del azúcar en la sangre tienen presión arterial elevada), neuropatía (que afecta 60-70% de los pacientes con trastornos del azúcar en la sangre), vasos sanguíneos poco saludables, enfermedad dental, mayor susceptibilidad a las infecciones, accidente cerebrovascular, insuficiencia renal (que es la causa principal de diálisis en los países desarrollados) y formación de úlceras, que pueden provocar daño en el tejido y amputación (con una amputación cada 30 segundos en todo el mundo)5, 6.

En algunos pacientes, especialmente en la etapa inicial del proceso de la enfermedad, el ejercicio, los cambios en la dieta y la pérdida de peso pueden restaurar la sensibilidad a la insulina y normalizar los niveles de azúcar en la sangre. Los pacientes que controlan sus niveles de azúcar en la sangre minimizan el daño a sus órganos (principalmente riñones, vasos sanguíneos y ojos) y su incidencia de complicaciones se reduce significativamente a niveles cercanos a los normales7.

Utilizando un enfoque clasico para un problema nuevo.

El pilar de la prevención de la enfermedad es el mantenimiento del tejido normal y la función metabólica óptima. En esencia, los esfuerzos de prevención de enfermedades intentan extender la vida a través de un estilo de vida saludable y hábitos dietéticos que a su vez mantienen los vasos sanguíneos fuertes, fomentan la diferenciación celular normal, dan lugar a una cognición óptima y promueven un metabolismo y niveles de azúcar en la sangre normales.

Los beneficios de los tratamientos naturales con eficacia demostrada en el mantenimiento de los niveles normales de glucosa en la sangre no deben pasarse por alto.

En 1999, AOR trajo al mundo sus primeros suplementos de ácido R-lipoico, que contenían la forma ortomolecular genuina en lugar de un híbrido de formas naturales y sintéticas que se encuentran en los suplementos12 convencionales de “ácido lipoico” o “ácido alfa lipoico”. En ese momento se estaban realizando investigaciones sobre los beneficios de las altas dosis de este poderoso antioxidante en la regulación del azúcar en la sangre y la reparación de nervios en sujetos sanos y diabéticos. Sin embargo, tomó algún tiempo transmitir a la industria de la salud natural la importancia de la forma (es decir, la forma R versus la forma S) cuando se suplementa con ácido lipoico. Dado que el ácido R-lipoico ahora es un elemento básico en muchos planes de manejo de la glucosa en la sangre, este producto se destaca como un ejemplo brillante del enfoque y visión de futuro de AOR.

Otras causas que pueden llevar a la des-regulacion de la glucosa en la sangre.

Exposición a sustancias químicas del medio ambiente: se ha encontrado una relación dosis-respuesta entre la exposición a bajos niveles de contaminantes orgánicos persistentes (COP) y la prevalencia de la diabetes. Los COPs, como el DDT y los PCBs en los plásticos, son sustancias químicas que no se descomponen fácilmente y que se acumulan biológicamente en el medio ambiente y potencialmente en el cuerpo8.

Bacterias intestinales deficientes: Los estudios en animales han demostrado que la administración de prebióticos puede mejorar los parámetros metabólicos (como la resistencia a la insulina), al igual que la administración de antibióticos en sujetos diabéticos puede mejorar la regulación del azúcar en la sangre9. Esto sugiere que un desequilibrio en las bacterias intestinales puede necesitar ser abordado en individuos diabéticos.

Genética: Aunque la genética no puede ser totalmente responsable del desarrollo de la DMT2, sí juega un papel importante en la predisposición de un individuo a la enfermedad. Por ejemplo, las personas con un padre que tiene DMT2 tienen un riesgo del 40% de desarrollar la afección. Si ambos padres tienen DMT2, el riesgo aumenta al 70%10.

Estrés: Existe evidencia que demuestra que los altos niveles de estrés pueden contribuir a la aparición de la DMT2. Además, es bien sabido que el estrés puede elevar los niveles de azúcar en la sangre en aquellos que ya han sido diagnosticados con DMT2 y puede desestabilizar los niveles de azúcar en la sangre por horas11.

La siguiente evolución en la creación de un producto para respaldar los niveles normales y saludables de glucosa en la sangre requirió que el equipo de investigación y desarrollo de AOR adoptara un enfoque más específico, combinando los beneficios de vitaminas y minerales clave con las hierbas tradicionales.

Estas son algunas de las hierbas destacadas:

Gymnema sylvestre

Gymnema sylvestre es una hierba que pertenece a la familia Asclepiadacea y tiene una historia de uso establecida dentro de la tradición ayurvédica de la India, donde se usa para el tratamiento de la diabetes, los niveles altos de colesterol y la obesidad. De hecho, en hindi, la gymnema también se conoce como gurmar, que literalmente significa “destructor de azúcar”. Se cree que el principal componente activo de la gymnema es el ácido gimnémico, que es una mezcla de al menos 17 saponinas diferentes13.

El efecto hipoglucémico de esta hierba se probó científicamente por primera vez en 1930. Los resultados de las pruebas clínicas en humanos con gymnema son muy prometedores. En una prueba abierta, 65 diabéticos tipo I y II recibieron 400 mg de extracto de Gymnema sylvestre dos veces al día durante 90 días. En el estudio, los niveles de glucosa en sangre preprandial (antes de comer) y los niveles de glucosa en sangre posprandial (después de comer) disminuyeron en un 11% y 13%, respectivamente, en comparación con los niveles de referencia14. Sorprendentemente, la gymnema parece ser beneficiosa para los diabéticos tipo I y tipo II. El extracto de gymnema pareció mejorar la insulina propia del cuerpo, posiblemente al regenerar o reparar las células beta que producen insulina, como se muestra en estudios con animales15, 16.

Momordica charantia: Melón amargo

La momordica charantia, comúnmente conocida como melón amargo, es una fruta de la familia de las cucurbitáceas que se encuentra en áreas tropicales en todo el mundo. Se ha conocido como un “alimento curativo” en los círculos tradicionales. El melón amargo es excepcionalmente denso con micronutrientes conocidos por sus efectos hipoglucemiantes, incluyendo la charantina, los cucurbutanoides, la momordicina, los ácidos oleanólicos y el péptido similar a la insulina (planta (p) -insulina), este último es estructuralmente similar a la insulina bovina. Otros micronutrientes que se encuentran en M. charantia incluyen: vitaminas A y C, betacaroteno, hierro, fósforo y potasio17.

Los estudios también han examinado sus efectos en la regulación del azúcar en la sangre, lo que sugiere que la forma y preparación del melón amargo es importante para optimizar el beneficio terapéutico. El jugo fresco del melón amargo en lugar de la fruta seca parece resultar en una mayor reducción de los niveles de glucosa en la sangre después de comida y en ayunas17, 18. La efectividad del melón amargo se ha examinado tanto en la diabetes tipo I como en la diabetes tipo II. Los científicos han determinado que los mecanismos de acción responsables de estos efectos incluyen el aumento de la utilización de la glucosa por parte del hígado, la inhibición de la gluconeogénesis (producción de glucosa a partir de fuentes sin carbohidratos) y una mejora de la oxidación de la glucosa17, 18, 19.

Cromo

El cromo es un mineral esencial para el metabolismo de los carbohidratos. Es un componente integral de un complejo conocido como el “factor de tolerancia a la glucosa”, y una deficiencia en este mineral se ha asociado con la resistencia a la insulina reversible y la diabetes20, 21, 22. El cromo aumenta la sensibilidad de los receptores de insulina, lo que aumenta el transporte celular de glucosa y reduce los niveles de azúcar en la sangre. Un meta-análisis de larga escala examinó los efectos del cromo en la diabetes en 41 pruebas clínicas. Estas pruebas emplearon dosis de 200 a 1000 mcg de cromo, tomadas en el transcurso de 2 a 26 semanas. En general, los estudios han demostrado que la suplementación con cromo reduce los niveles de glucosa en la sangre, reduce las concentraciones de hemoglobina A1C (un marcador de sangre de la diabetes) y mejora los niveles de colesterol22.

Canela

La canela imita y amplifica los efectos de la insulina, ayuda a regular la glucosa en la sangre y mejora la utilización de la glucosa23, 24, 25. La canela contiene un compuesto conocido como la metil hidroxi chalcona de la canela, que es capaz de regular por aumento la captación de glucosa y la síntesis de glucógeno por parte de las células. Ambos procesos son esenciales para la regulación del azúcar en la sangre26. Dos estudios en humanos con diabéticos han mostrado una mejora significativa con la suplementación con canela. En el primer estudio, los niveles de glucosa en la sangre disminuyeron en un 18-29%, los niveles de triglicéridos se redujeron en un 23-30%, el colesterol LDL se redujo en un 7-27% y el colesterol total en un 26% después de 40 días de suplementación con canela en pacientes con diabetes tipo 2 mal controlada23. En el segundo estudio, 4 meses de suplementación con un extracto de canela en pacientes con diabetes llevaron a una reducción moderada pero significativa en los niveles de glucosa en la sangre. Las disminuciones en el azúcar en la sangre fueron superiores y más allá de las reducciones logradas a través de la dieta y los medicamentos solos24, 25.

Obesidad Abdominal:

En los últimos años, la atención ha pasado de la grasa total a la distribución de la grasa en el cuerpo de una persona. El clásico tipo de cuerpo “en forma de manzana”, con la mayoría del peso transportado de manera central en el torso (en lugar de más bajo en las caderas) se ha implicado como un factor de riesgo para la enfermedad cardiovascular. Si bien esta correlación se descubrió hace algún tiempo, todavía se están investigando las teorías sobre el mecanismo exacto detrás del aumento del riesgo. Una teoría importante es que la obesidad central es indicativa de un aumento de la grasa visceral (grasa que rodea los órganos), que a menudo es altamente metabólicamente activa. Este tipo de grasa libera ácidos grasos libres y citoquinas proinflamatorias28, lo que aumenta la carga sobre el hígado y el sistema cardiovascular. La obesidad también está estrechamente relacionada con la resistencia a la insulina y es uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo de trastornos de azúcar en la sangre1, 2, 28.

Displipidemia:

Como se mencionó anteriormente, la dislipidemia es parte del criterio de diagnóstico para el síndrome metabólico, pero ¿qué significa eso exactamente? En pocas palabras, significa triglicéridos altos, colesterol HDL bajo y/o colesterol LDL alto. Para entender las implicaciones de la dislipidemia, primero debemos entender el papel del colesterol y los lípidos en el cuerpo y cómo pueden desregularse.

Desmitificando el colesterol:

El colesterol, un esterol animal, es una sustancia cerosa que se encuentra en cada célula de nuestro cuerpo. El colesterol se usa como base para la producción de hormonas esteroides, sales biliares, vitamina D y para mantener la fluidez de la membrana celular. Sin el colesterol no podríamos digerir correctamente los alimentos, nuestra estructura celular no podría soportar ningún cambio en la temperatura y no se podría producir un número significativo de hormonas importantes como el estrógeno y la testosterona29. Nuestro colesterol se produce en el hígado a partir de la molécula acetil coenzima A. Un paso clave en este proceso es una conversión que está controlada por la enzima HMG-CoA (3-hidroxi-3-métilglutaril-CoA) reductasa. Esta enzima puede bloquear la producción de colesterol, por lo que es un objetivo importante para los medicamentos para reducir el colesterol llamados estatinas. Sin embargo, también controla la producción de muchas otras moléculas, como la coenzima Q10. Es por eso que hay tantos efectos secundarios de tomar estatinas. Casi el 10-12% de los pacientes que toman medicamentos con estatinas experimentarán dolor muscular inducido por estatinas. Otras posibles reacciones adversas al uso de drogas con estatinas incluyen aumento de las enzimas hepáticas, enfermedad pulmonar y, en un pequeño grupo de pacientes, un mayor riesgo de diabetes mellitus tipo2, 29, 30.

La mayor parte del colesterol en el cuerpo se sintetiza, se recicla y se degrada en el hígado. Las moléculas de colesterol se transportan desde el intestino al hígado a través de la linfa en complejos llamados quilomicrones. Al llegar al hígado, se vuelve a empaquetar en varios complejos de lipoproteínas que lo “acompañan” por todo el cuerpo. Hay varios complejos de lipoproteínas diferentes, que se clasifican en función con su relación de proteínas a grasa y colesterol. Las lipoproteínas de baja densidad (LDL), las lipoproteínas de muy baja densidad (vLDL) y los quilomicrones tienen un contenido de grasa y colesterol muy alto en comparación con la lipoproteína de alta densidad (HDL) rica en proteínas. El LDL lleva el colesterol a los diversos tejidos, y el HDL devuelve el colesterol al hígado cuando tenemos demasiado. Una vez empaquetado en vLDL, el colesterol entra en circulación y parte de él se deposita en los tejidos junto con los ácidos grasos. Una vez que se deposita el colesterol, los complejos de LDL deben ser absorbidos por las células hepáticas después de unirse al receptor de LDL en su superficie. El HDL limpia los vasos sanguíneos y los tejidos para obtener un exceso de colesterol en forma libre. Luego regresa al hígado, donde el colesterol se puede excretar a través de la bilis o reciclarse29.

Que buscar en los aceites de cocina

1. Saturado versus insaturado: Se refiere al número de dobles enlaces en las cadenas de ácidos grasos. Cuando un aceite está compuesto de ácidos grasos insaturados, tiene múltiples enlaces dobles, lo cual causa que la cadena se retuerza, lo que dificulta que las cadenas se junten. Al igual que el aceite en un automóvil, debería fluir incluso cuando hace frío, en lugar de empaquetarse, acumularse y atascarse. Los aceites insaturados suelen ser líquidos a temperatura ambiente y pueden solidificarse cuando se enfrían (la rapidez con que esto ocurra depende de la cantidad de dobles enlaces presentes).

2. Configuración: Los ácidos grasos insaturados se pueden orientar en una configuración cis (es decir, las ramas están en el mismo lado de la cadena) o en una configuración trans (las ramas están en lados opuestos). La trans-configuración suele ser el resultado de una hidrogenación parcial durante la producción de aceite, y no es la estructura natural, y permite un empaquetamiento más estrecho de las cadenas de ácidos grasos. También se ha documentado bien que esto aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular.

3. Número de enlaces dobles: Los ácidos grasos insaturados pueden tener un enlace doble (ácidos grasos monoinsaturados o MUFA) o muchos (ácidos grasos poliinsaturados o PUFA). Tanto los MUFA (como el aguacate y el aceite de oliva) como el PUFA (como los aceites de pescado o Los ácidos grasos omega-3 de las algas han mostrado beneficios cardiovasculares, como el aumento de HDL, la reducción de LDL y el colesterol total, la mejora de la función cerebral y mucho más. El alto calor puede romper algunos de estos enlaces dobles, por lo que es mejor consumirlos en frío.

4. Longitud de las cadenas de ácidos grasos: Ya sean saturadas o insaturadas, la longitud de la cadena también se asocia con diferentes beneficios para la salud. El aceite de coco tiene más ácidos grasos de cadena corta y media que pueden tolerar la exposición al calor, a diferencia de los aceites con cadenas más largas, como el aceite de oliva, que se degradan con la exposición al calor.

5. Posibilidad de formar óxidos dañinos: Algunos aceites pueden formar óxidos dañinos, incluso cancerígenos, cuando se calientan. Por ejemplo, el aceite de girasol produce dos veces más óxidos nocivos que el aceite de oliva cuando se calienta durante la misma cantidad de tiempo a la misma temperatura.

6. ¿Qué más hay en el aceite? El aceite de coco tiene moléculas llamadas tocotrienoles, polifenoles y tocoferoles que le brindan protección antioxidante, mientras que el aceite de palma es más rico en tocotrienoles solamente, y el aceite de soja tiene principalmente tocoferoles. Tanto los tocoferoles como los tocotrienoles son las moléculas que forman el complejo de vitamina E, y ambos grupos de moléculas tienen beneficios para la salud, aunque son mejores cuando se combinan. Los mejores aceites tienen una amplia gama de compuestos beneficiosos, biológicamente activos, que pueden mitigar algunos de los efectos negativos de los subproductos que se forman por el calentamiento.

El colesterol y la salud cardiovascular:

Los niveles altos de colesterol total, triglicéridos, LDL y grasas trans están relacionados con un mayor riesgo de eventos cardiovasculares, tales como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares29, 30. El colesterol puede acumularse debido al aumento de la producción, el aumento del consumo o la disminución de la excreción. La causa de la acumulación, así como la forma de colesterol en el plasma, es importante al determinar el riesgo y el plan de acción para el tratamiento.

Los trastornos genéticos pueden afectar los receptores de LDL en la superficie de las células hepáticas, causando un aumento de la cantidad de LDL en circulación. Los altos niveles de LDL en circulación conducen a un mayor riesgo de eventos cardiovasculares independientemente de la dieta y el estilo de vida en estos pacientes. Sin embargo, estas causas genéticas son responsables de solo un pequeño porcentaje de la población diagnosticada con colesterol alto. La mayoría de los casos en América del Norte pueden estar relacionados con la dieta y el estilo de vida31.

El aumento del consumo de alimentos ricos en colesterol da como resultado un aumento de los niveles de LDL en circulación. El exceso de LDL puede adherirse e infiltrarse en las paredes de los vasos sanguíneos. Cuando esto sucede, resulta en la formación de una especie oxidativa reactiva (un tipo de radical libre) que atrae a las células inmunes. Los glóbulos blancos comienzan a congregarse y se inicia una cascada inflamatoria. A medida que más y más células son atraídas a esta capa media del vaso sanguíneo, la placa arterial puede comenzar a interrumpir el flujo sanguíneo y eventualmente bloquear completamente el vaso, o una porción de la placa puede romperse y viajar por todo el cuerpo. Todos estos escenarios pueden tener consecuencias muy graves para la salud cardiovascular31.

La “tríada artrogénica” es un trío de resultados de laboratorio que muestran un mayor riesgo de desarrollar aterosclerosis (o endurecimiento de las arterias), lo que incluye LDL sérico alto, HDL bajo y triglicéridos altos31. Además, los riesgos se incrementan con las dietas bajas en fibra ya que esto evita la excreción del colesterol. Un estilo de vida inactivo también puede aumentar el riesgo de que las LDL se adhieran a los vasos sanguíneos.

Manejando los niveles de colesterol saludable naturalmente:

Dado que el HDL es capaz de eliminar el exceso de colesterol en los tejidos y en la circulación para llevar al hígado para su excreción, es un objetivo importante para el tratamiento de la dislipidemia. Ciertos tipos de grasas saludables en la dieta, como las grasas no saturadas y no transaturadas, como el aceite de oliva o el aceite de pescado, pueden promover el HDL, mientras que las grasas saturadas y transaturadas aumentan el contenido de LDL.

El HDL puede aumentar al comer más grasas buenas, especialmente aquellas que son insaturadas, no transaturadas, con uno o más dobles enlaces presentes, como los aceites de oliva o pescado.

El HDL también se puede aumentar a través de la suplementación con diversos nutrientes y hierbas. Por ejemplo, un enfoque tradicional chino para la dislipidemia es el consumo de arroz de levadura roja (RYR). El RYR es un arroz de color púrpura rojizo que se fermenta con la levadura Monascus purpureus, de la que obtiene su color y sabor. Los extractos de RYR contienen numerosos ingredientes activos, tales como GABA, monascina, anafafina, ácido dimerumico y varios monacolines32. La monacolina K (MK), una forma específica de monacolina, es única porque es una estatina natural, químicamente idéntica a la lovastatina. Aunque comparten las mismas propiedades, la lovastatina se patentó como un producto farmacéutico y es conocida por su marca Mevacor (Merck & Co.)33. Monacolin K, por otro lado, se ha convertido en un controversial ingrediente sin prescripción que se utiliza en suplementos y que, sorprendentemente, todavía se encuentra en la mayoría de los extractos de RYR, aunque muchos organismos reguladores lo prohíben.

Teniendo en cuenta que casi todos los suplementos de RYR contienen monacolina K, por lo tanto, tienen los mismos efectos secundarios que la mayoría de los medicamentos que contienen estatinas. Sin embargo, varios estudios que utilizan RYR han encontrado que sus efectos positivos sobre el colesterol no pueden explicarse únicamente por el contenido de monacolina K y, en cambio, se deben a una combinación de sus ingredientes activos. De hecho, el arroz de levadura roja sin monocolin K ha demostrado la capacidad de afectar favorablemente los niveles de colesterol, sin los efectos secundarios de Monacolin K, en numerosos estudios clínicos. Monascin y ankaflavin parecen ser los ingredientes activos más importantes en este proceso35. La mayoría de los productos RYR también contienen un subproducto dañino del proceso de fermentación conocido como citrinina, que se ha relacionado con la toxicidad renal y hepática34. Teniendo esto en cuenta, nació una nueva mezcla RYR patentada, conocida como RYR Ankascin -568-R™. Esta mezcla patentada está garantizada sin monacolina K ni citrinina, y ofrece una alternativa más segura a otros productos de arroz de levadura roja en el mercado, sin reducción en los niveles de coenzima Q10. RYR Ankascin-568-R™ ha completado con éxito dos pruebas clínicas en humanos para la regulación del colesterol con estudios adicionales en curso36.

Con respecto a su efecto específico en los lípidos de la sangre, se han identificado tres mecanismos de acción distintos:

Mayor influjo de colesterol LDL en el hígado, lo que significa menores valores de LDL en la sangre

Mayor excreción de colesterol en los ácidos biliares, lo que significa un colesterol total más bajo

Mayores niveles de HDL

Se descubrió otro desarrollo emocionante en la regulación de los lípidos en la sangre al investigar los efectos de la suplementación con un extracto de bergamota estandarizado en varios parámetros de colesterol. Esta fruta cítrica se encuentra en el té de Earl Grey y es el ingrediente responsable de su sabor distintivo. Varios estudios se han centrado en los efectos beneficiosos de la bergamota en el colesterol total, LDL, HDL, triglicéridos, azúcar en la sangre y marcadores del estrés oxidativo37. Se estudió en pacientes con colesterol alto, pacientes con enfermedad del hígado graso, síndrome metabólico y en combinación con estatinas38, 39.

Hipertension

Según la Fundación Heart and Stroke de Canadá, la incidencia de la hipertensión arterial aumentó un 77% entre los canadienses entre 1994 y 2005, según los informes de los pacientes40. Comúnmente, los libros de texto médicos han declarado que una lectura de presión arterial de 120/80 se considera normal. Las investigaciones indican que una presión arterial “alta” de 140/90 es un factor de riesgo para el accidente cerebrovascular, la enfermedad arterial coronaria y la enfermedad renal. Cada aumento de 20 mmHg en la presión arterial sistólica y 10 mmHg en la presión arterial diastólica, en el rango de 115/75 a 185/115, duplica el riesgo de un evento coronario fatal41. La presión arterial elevada altera el cumplimiento vascular y la función endotelial y puede conducir a la calcificación de las arterias. Hay una serie de factores que pueden causar aumentos en la presión arterial, como40:

Fumar

Dieta (particularmente un alto consumo de sal)

Desequilibrio de hidratación

Falta de ejercicio

Ingesta de cafeína

Consumo de alcohol

Manejo del estrés

Los productos farmacéuticos convencionales que controlan la presión arterial son una de las recetas más comunes que se dan hoy en día. Los efectos secundarios comunes de estos medicamentos incluyen42:

Diuréticos: debilidad, fatiga, calambres en las piernas, disfunción eréctil

Betabloqueantes: síntomas asmáticos, manos/pies fríos, depresión, insomnio, disfunción eréctil

Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA): tos seca, erupción cutánea, pérdida del gusto

Bloqueadores de los receptores de angiotensina (BRA)

Bloqueadores del canal de calcio: estreñimiento, mareos, dolor de cabeza, palpitaciones, tobillos inflamados

La clase de medicamentos llamados inhibidores de la ECA están asociados con ciertos efectos secundarios como se mencionó anteriormente, así como con algunas consecuencias a largo plazo, incluida la insuficiencia renal. Sin embargo, las nuevas intervenciones dirigidas a esta vía RAAS podrían revolucionar el modelo actual de tratamiento para la hipertensión, tal como lo conocemos.

La comunidad científica está centrando su atención en los nuevos hallazgos que podrían colocar la proteína del guisante como una alternativa natural a los inhibidores de la ECA. El profesor Rotimi Aluko y su equipo de investigación en la Universidad de Manitoba, en Winnipeg, han descubierto un proceso para hidrolizar y fraccionar las proteínas de los guisantes, utilizando enzimas de grado alimentario y un proceso patentado. El resultado es un producto que puede reducir la presión arterial al tiempo que mantiene una función renal saludable al disminuir la actividad de la renina. El hidrolizado de proteína de guisante (PPH) es un extracto peptídico con actividades que promueven la salud y no tiene efectos secundarios conocidos43, 44. La característica única de este péptido es que, a diferencia de los inhibidores de la ECA típicos, la PPH es un inhibidor específico de la renina y los pacientes tienen menos probabilidades de desarrollar tolerancia . Además, este péptido ha demostrado ser eficaz en la enfermedad renal poliquística, que es común en Occidente y ofrece otro enfoque para tratar esta enfermedad.

La mayoría de los beneficios para la salud demostrados parecían derivarse de proteínas hidrolizadas, que son proteínas que se han dividido en péptidos específicos. La ingestión de proteína del guisante también se relacionó con un aumento en el óxido nítrico, que resulta en la relajación y la dilatación de los vasos sanguíneos, lo que reduce la presión arterial. Además, la proteína del guisante exhibe una actividad antioxidante moderada. Todos estos efectos beneficiosos ayudan a proporcionar nuevas esperanzas para quienes padecen hipertensión.

Es claro ver cuán complejo es cada aspecto de este síndrome. A medida que exploramos estas complejidades, también podemos desarrollar nuevas herramientas para el tratamiento. Como dicen, “saber es poder”.

Referencias:

1. Ridker, P.M., Libby, P., Buring, J.E., Risk Markers and the Primary Disease. Braunwald’s Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine, 42, 891-933. (Ridker, P.M., Libby, P., Buring, J.E., Marcadores de riesgo y la enfermedad primaria. Enfermedad del corazón de Braunwald: Un libro de texto de medicina cardiovascular, 42, 891-933).

2. Eckel R.H., Grundy S.M., and Zimmet P.Z.: The metabolic syndrome. Lancet 2005; 365: pp. 1415-1428 (Eckel R.H., Grundy S.M., y Zimmet P.Z .: El síndrome metabólico. Lancet 2005; 365: pp. 1415-1428).

3. International Diabetes Federation. The IDF consensus worldwide definition of metabolic syndrome. Brussels. 2006. (Federación Internacional de Diabetes. El consenso mundial de las FID sobre la definición del síndrome metabólico. Bruselas. 2006).

4. World Health Organization. Definition, Diagnosis, and Classification of Diabetes Mellitus and its Complications: Report of a WHO Consultation. Part I: Diagnosis and Classification of Diabetes Mellitus. Geneva: World Health Organization. 1999. Assessed on January 26, 2011. (Organización Mundial de la Salud. Definición, diagnóstico y clasificación de la diabetes mellitus y sus complicaciones: Informe de una consulta de la OMS. Parte I: Diagnóstico y clasificación de la diabetes mellitus. Ginebra: Organización Mundial de la Salud. 1999. Evaluado el 26 de enero de 2011).

5. Reaven G.: Metabolic syndrome: pathophysiology and implications for management of cardiovascular disease. Circulation 2002; 106: pp. 286-288 (Reaven G .: Síndrome metabólico: fisiopatología e implicaciones para el tratamiento de la enfermedad cardiovascular. Circulación 2002; 106: pp. 286-288).

6. Bloomgarden, Z.T. 2005 Cardiovascular Complications of Insulin Resistance. Metab Syndr Relat Disord. 2005 Winter;3(4):305-15. doi: 10.1089/met.2005.3.305. (Bloomgarden, Z.T. 2005 Complicaciones cardiovasculares de la resistencia a la insulina. Trastorno Relacionado al Síndrome Metabólico. Invierno de 2005; 3 (4): 305-15. doi: 10.1089 / met.2005.3.305).

7. McCarty MF, et al.2005. Nutraceutical resources for diabetes prevention–an update. Med Hypotheses. 64(1):151-8. (McCarty MF, et al.2005. Recursos nutracéuticos para la prevención de la diabetes: una actualización. Hipótesis med. 64 (1): 151-8).

8. Lee DH et al. A strong dose-response relation between serum concentrations of persistent organic pollutants and diabetes: results from the National Health and Examination Survey 1999-2002. Diabetes Care. 2006 Jul;29(7):1638-44. (Lee DH et al. Una fuerte relación dosis-respuesta entre las concentraciones séricas de contaminantes orgánicos persistentes y la diabetes: resultados de la Encuesta Nacional de Salud y Examen 1999-2002. Cuidado de la diabetes. 2006 Jul; 29 (7): 1638-44).

9. Larsen N et al. 2010. Gut microbiota in human adults with type 2 diabetes differs from non-diabetic adults. PLoS One. 2010 Feb 5; 5(2):e9085. (Larsen N et al. 2010. La microbiota intestinal en adultos humanos con diabetes tipo 2 difiere de los adultos no diabéticos. Plus uno. 2010 5 de febrero; 5 (2): e9085).

10. Prasad, R.B., and Groop, L.2015. Genetics of Type 2 Diabetes—Pitfalls and Possibilities. Genes (Basel). Mar; 6(1): 87–123. (Prasad, R.B., y Groop, L.2015. Genética de la diabetes tipo 2 — Dificultades y posibilidades. Genes (Basel). Mar; 6 (1): 87-123).

11. Cathy Lloyd et al. Stress and Diabetes: A Review of the Links Diabetes Spectrum Apr 2005, 18 (2) 121-127; DOI: 10.2337/diaspect.18.2.121 (Cathy Lloyd et al. El estrés y la diabetes: una revisión de los Enlaces del Espectro de la Diabetes abril de 2005, 18 (2) 121-127; DOI: 10.2337 / diaspect.18.2.121).

12. Streeper RS, Henriksen EJ, Jacob S, Hokama JY, Fogt DL, Tritschler HJ. “Differential effects of lipoic acid stereoisomers on glucose metabolism in insulin-resistant skeletal muscle.” Am J Physiol. 1997 Jul; 273(1 Pt 1): E185-91. (Streeper RS, Henriksen EJ, Jacob S, Hokama JY, Fogt DL, Tritschler HJ. “Efectos diferenciales de los estereoisómeros del ácido lipoico sobre el metabolismo de la glucosa en el músculo esquelético resistente a la insulina”. Am J Physiol. Julio de 1997; 273 (1 Pt 1): E185-91).

13. Leach MJ. Gymnema sylvestre for Diabetes Mellitus: A Systematic Review. J Alt Comp Med. 2007; 13(9): 997-983. (Leach MJ. Gymnema sylvestre para la diabetes mellitus: una revisión sistemática. J Alt Comp Med. 2007; 13 (9): 997-983).

14. Shanmugasundaram E, Gopinath K, Shanmugasundaram K, Rajendran V. Possible regeneration of the Islets of Langerhans in Streptozotocin-diabetic rats given Gymnema sylvestre leaf extracts.J Ethnopharmacol 1990;30:265–279. (Shanmugasundaram E, Gopinath K, Shanmugasundaram K, Rajendran V. Posible regeneración de los islotes de Langerhans en ratas diabéticas con estreptozotocina a las que se les dio extractos de hojas de Gymnema sylvestre. J Ethnopharmacol 1990; 30: 265–279).

15. Baskaran K, Kizar Ahamath B, Radha Shanmugasundaram K, Shanmugasundaram ER. Antidiabetic effect of a leaf extract from Gymnema sylvestre in non-insulin-dependent diabetes mellitus patients. J Ethnopharmacol. 1990 Oct; 30(3): 295-300. (Baskaran K, Kizar Ahamath B, Radha Shanmugasundaram K, Shanmugasundaram ER. Efecto antidiabético de un extracto de hoja de Gymnema sylvestre en pacientes con diabetes mellitus no dependientes de insulina. J Etnofarmacol. 1990 oct; 30 (3): 295-300).

16. Shanmugasundaram ER, Rajeswari G, Baskaran K, Rajesh Kumar BR, Radha Shanmugasundaram K, Kizar Ahmath B. Use of Gymnema sylvestre leaf extract in the control of blood glucose in insulin dependent diabetes mellitus. J Ethnopharmacol. 1990 Oct; 30(3): 281-94. (Shanmugasundaram ER, Rajeswari G, Baskaran K, Rajesh Kumar BR, Radha Shanmugasundaram K, Kizar Ahmath B. Uso del extracto de hoja de Gymnema sylvestre en el control de la glucosa en la sangre en la diabetes mellitus dependiente de la insulina. J Etnofarmacol. 1990 oct; 30 (3): 281-94).

17. Welihinda J, Karunanayake EH, Sheriff MH, Jayasinghe KS. Effect of Momordica charantia on the glucose tolerance in maturity onset diabetes. J Ethnopharmacol 1986;17:277-282. (Welihinda J, Karunanayake EH, Sheriff MH, Jayasinghe KS. Efecto de Momordica charantia sobre la tolerancia a la glucosa en la diabetes de inicio en la madurez. J Ethnopharmacol 1986; 17: 277-282).

18. Srivastava Y, Venkatakrishna-Bhatt H, Verma Y, et al.1993. Antidiabetic and adaptogenic properties of Momordica charantia extract. An experimental/and clinical evaluation. Phytother Res.;7:285-289. (Srivastava Y, Venkatakrishna-Bhatt H, Verma Y, et al.1993. Propiedades antidiabéticas y adaptogénicas del extracto de Momordica charantia. Una evaluación experimental y clínica. Phytother Res.; 7: 285-289).

19. Sarkar S, Pranava M, Marita R. Demonstration of the hypoglycemic action of Momordica charantia in a validated animal model of diabetes. Pharmaco Res.1996;33:1-4. (Sarkar S, Pranava M, Marita R. Demostración de la hipoglucemia Acción de Momordica charantia en un modelo animal validado de diabetes. Pharmaco Res.1996; 33: 1-4).

20. Schwarz K, Mertz W. Chromium (III) and the glucose tolerance factor. Arch Biochem Biophys 1959;85:292-5. (Schwarz K, Mertz W. Chromium (III) y el factor de tolerancia a la glucosa. Arch Biochem Biophys 1959; 85: 292-5).

21. Cefalu WT, Rood J, Pinsonat P, Qin J, Sereda O, Levitan L, Anderson RA, Zhang XH, Martin JM, Martin CK, Wang ZQ, Newcomer B.Characterization of the metabolic and physiologic response to chromium supplementation in subjects with type 2 diabetes mellitus. Metabolism. 2010 May;59(5):755-62. (Cefalu WT, Rood J, Pinsonat P, Qin J, Sereda O, Levitan L, Anderson RA, Zhang XH, Martin JM, Martin CK, Wang ZQ, recién llegado B. Caracterización de la respuesta metabólica y fisiológica a la suplementación con cromo en sujetos con diabetes mellitus tipo 2. Metabolismo. 2010 mayo; 59 (5): 755-62).

22. Balk EM, Tatsioni A, Lichtenstein AH, Lau J, Pittas AG. Effect of chromium supplementation on glucose metabolism and lipids: a systematic review of randomized controlled trials. Diabetes Care 2007;30(8):2154-63. Epub 2007 May 22. (Balk EM, Tatsioni A, Lichtenstein AH, Lau J, Pittas AG. Efecto de la suplementación con cromo sobre el metabolismo de la glucosa y los lípidos: una revisión sistemática de ensayos controlados aleatorios. Cuidado de la Diabetes 2007; 30 (8): 2154-63. Epub 2007 22 de mayo).

23. Bernardo, M.A., Silva, M.L., Santos, E. et al., “Effect of Cinnamon Tea on Postprandial Glucose Concentration,” Journal of Diabetes Research, vol. 2015, Article ID 913651, 6 pages, 2015. doi:10.1155/2015/913651 (Bernardo, M.A., Silva, M.L., Santos, E. et al., “Efecto del té de canela sobre la concentración de glucosa posprandial”, Revista de Investigación de la Diabetes, vol. 2015, número de artículo 913651, 6 páginas, 2015. doi: 10.1155 / 2015/913651).

24. Mang B, Wolters M, Schmitt B, Kelb K, Lichtinghagen R, Stichtenoth DO, Hahn A. Effects of a cinnamon extract on plasma glucose, HbA, and serum lipids in diabetes mellitus type 2. Eur J Clin Invest. 2006 May;36(5):340-4. (Mang B, Wolters M, Schmitt B, Kelb K, Lichtinghagen R, Stichtenoth DO, Hahn A. Efectos de un extracto de canela sobre la glucosa plasmática, HbA y lípidos séricos en la diabetes mellitus tipo 2. Eur J Clin Invest. Mayo de 2006; 36 (5): 340-4).

25. Qin B, Nagasaki M, Ren M, Bajotto G, Oshida Y, Sato Y. Cinnamon extract (traditional herb) potentiates in vivo insulin-regulated glucose utilization via enhancing insulin signaling in rats. Diabetes Res Clin Pract. 2003 Dec;62(3):139-48. (Qin B, Nagasaki M, Ren M, Bajotto G, Oshida Y, Sato Y. El extracto de canela (hierba tradicional) potencia la utilización in vivo de la glucosa regulada por la insulina mediante la mejora de la señalización de la insulina en ratas. Diabetes Res Clin Pract. Diciembre de 2003; 62 (3): 139-48).

26. Jarvill-Taylor KJ, Anderson RA, Graves DJ. A hydroxychalcone derived from cinnamon functions as a mimetic for insulin in 3T3-L1 adipocytes. J Am Coll Nutr. 2001 Aug;20(4):327-36. (Jarvill-Taylor KJ, Anderson RA, Graves DJ. Una hidroxicalcona derivada de la canela funciona como un mimético de la insulina en los adipocitos 3T3-L1. J Am Coll Nutr. 2001 Ago; 20 (4): 327-36).

27. Khan A, Safdar M, Ali Khan MM, Khattak KN, Anderson RA. Cinnamon improves glucose and lipids of people with type 2 diabetes. Diabetes Care. 2003 Dec;26(12):3215-8. (Khan A, Safdar M, Ali Khan MM, Khattak KN, Anderson RA. La canela mejora la glucosa y los lípidos de las personas con diabetes tipo 2. Cuidado de la diabetes. Diciembre de 2003; 26 (12): 3215-8).

28. Kissebah A.H., Vydelingum N., Murray R., et al: Relation of body fat distribution to metabolic complications of obesity. J Clin Endocrinol Metab 1982; 54: pp. 254-260 (Kissebah A.H., Vydelingum N., Murray R., et al.: Relación de la distribución de la grasa corporal con las complicaciones metabólicas de la obesidad. J Clin Endocrinol Metab 1982; 54: pp. 254-260).

29. Semenkovich , C.F., Goldberg, A.C, Goldberg, I.J., Disorders of Lipid Metabolism. Williams Textbook of Endocrinology, Chapter 37, 1660-1700 Thirteenth Edition. 2016 by Elsevier, In (Semenkovich, C.F., Goldberg, A.C, Goldberg, I.J., Trastornos del metabolismo lipídico. Libros de texto de endocrinología Williams, Capítulo 37, 1660-1700 Decimotercera edición. 2016 por Elsevier, en).

30. National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults (Adult Treatment Panel III). Third Report of the National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults (Adult Treatment Panel III) final report. Circulation 2002; 106:3143. (Panel de expertos del Programa nacional de educación sobre el colesterol (NCEP) sobre detección, evaluación y tratamiento del colesterol alto en la sangre en adultos (Panel de tratamiento de adultos III). Tercer Informe del Panel Nacional de Expertos en Detección, Evaluación y Tratamiento del Colesterol Alto en la Sangre en Adultos (Panel de Tratamiento de Adultos III) del Programa Nacional de Educación sobre el Colesterol (NCEP). Circulation 2002; 106: 3143).

31. Musunuru, K. (2010). Atherogenic Dyslipidemia: Cardiovascular Risk and Dietary Intervention. Lipids, 45(10), 907–914 http://doi.org/10.1007/s11745-… (Musunuru, K. (2010). Dislipidemia aterogénica: riesgo cardiovascular e intervención dietética. Lípidos, 45 (10), 907–914 http: //doi.org/10.1007/s11745 -…).

32. Lee, C.L., Wen, J. Y., Hsu, Y.W., & Pan, T.M. 2013. Monascusfermented yellow pigments monascin and ankaflavin showed antiobesity effect via the suppression of differentiation and lipogenesis in obese rats fed a high-fat diet. J Agric Food Chem. 61(7):1493-500. doi: 10.1021/jf304015z. (Lee, C.L., Wen, J. Y., Hsu, Y.W., y Pan, T.M. 2013. Los pigmentos amarillos monosustraferidos monascina y ankaflavina mostraron un efecto antiobesidad mediante la supresión de la diferenciación y la lipogénesis en ratas obesas alimentadas con una dieta alta en grasas. J Agric Food Chem. 61 (7): 1493-500. doi: 10.1021 / jf304015z).

33. Adams SP, Sekhon SS, Wright JM. Lipid-lowering efficacy of rosuvastatin. Cochrane Database Syst Rev. 2014 Nov 21;(11):CD010254. doi: 10.1002/14651858.CD010254.pub2. (Adams SP, Sekhon SS, Wright JM. Eficacia hipolipemiante de rosuvastatina Base de Datos Cochrane Syst Rev. 2014, 21 de noviembre (11): CD010254. doi: 10.1002 / 14651858.CD010254.pub2).

34. Pascual-Ahuir, A., Vanacloig-Pedros, E., & Proft, M. (2014). Toxicity Mechanisms of the Food Contaminant Citrinin: Application of a Quantitative Yeast Model. Nutrients, 6(5), 2077–2087. http://doi. org/10.3390/nu6052077 (Pascual-Ahuir, A., Vanacloig-Pedros, E., y Proft, M. (2014). Toxicidad Mecanismos del contaminante alimentario Citrinina: aplicación de un modelo cuantitativo de levadura. Nutrientes, 6 (5), 2077-2087. http: // doi. org / 10.3390 / nu6052077).

35. Lee, C.L., Hung, Y.P., Hsu, Y.W., & Pan, T.M. 2013. Monascin and ankaflavin have more anti-atherosclerosis effect and less side effect involving increasing creatinine phosphokinase activity than monacolin K under the same dosages. J Agric Food Chem. 61(1):143-50. doi: 10.1021/jf304346r. (Lee, C.L., Hung, Y.P., Hsu, Y.W., y Pan, T.M. 2013. Monascin y ankaflavina tienen más efecto anti-ateroesclerosis y menos efectos secundarios que implican un aumento de la actividad de la creatinina fosfoquinasa que la monacolina K en las mismas dosis. J Agric Food Chem. 61 (1): 143-50. doi: 10.1021 / jf304346r).

36. Gerards, M.C., Terlou R.J., Yu, H., Koks, C.H.W., Gerdes V.E.A. 2015. Traditional Chinese lipid-lowering agent red yeast rice results in significant LDL reduction but safety is uncertain – A systematic review and meta-analysis. Atherosclerosis. 240 (2):415-423. doi:10.1016/j.atherosclerosis.2015.04.004. (Gerards, M.C., Terlou R.J., Yu, H., Koks, C.H.W., Gerdes V.E.A. 2015. El arroz de levadura roja con agente hipolipemiante tradicional chino produce una reducción significativa de LDL pero la seguridad es incierta: una revisión sistemática y un metanálisis. Aterosclerosis. 240 (2): 415-423. doi: 10.1016 / j.atherosclerosis.2015.04.004).

37. Cappello AR, Dolce V, Iacopetta D, Martello M, Fiorillo M, Curcio R, Muto L, Dhanyalayam D. Bergamot (Citrus bergamia Risso) Flavonoids and Their Potential Benefits in Human Hyperlipidemia and Atherosclerosis: an Overview.Mini Rev Med Chem. 2016;16(8):619-29. (Los flavonoides de Cappello AR, Dolce V, Iacopetta D, Martello M, Fiorillo M, Curcio R, Muto L, Dhanyalayam D. Bergamot (Citrus bergamia Risso) y sus posibles beneficios en la hiperlipidemia y aterosclerosis humana: una descripción general. Min. Rev Med Chem. 2016; 16 (8): 619-29).

38. Gliozzi M, Walker R, Muscoli S, Vitale C, Gratteri S, Carresi C, Musolino V, Russo V, Janda E, Ragusa S, Aloe A, Palma E, Muscoli C, Romeo F, Mollace V. Bergamot polyphenolic fraction enhances rosuvastatin-induced effect on LDL-cholesterol, LOX-1 expression and protein kinase B phosphorylation in patients with hyperlipidemia. Int J Cardiol. 2013 Dec 10;170(2):140-5. doi: 10.1016/j.ijcard.2013.08.125. Epub 2013 Sep 8. (Gliozzi M, Walker R, Muscoli S, Vitale C, Gratteri S, Carresi C, Musolino V, Russo V, Janda E, Ragusa S, Aloe A, Palma E, Muscoli C, Romeo F, Mollace V. La fracción polifenólica de bergamota aumenta el efecto inducido por la rosuvastatina en el colesterol LDL, la expresión LOX-1 y la proteína quinasa B Fosforilación en pacientes con hiperlipidemia. Int J Cardiol. 2013 Dic 10; 170 (2): 140-5. doi: 10.1016 / j.ijcard.2013.08.125. Epub 2013 sep 8).

39. Gliozzi, M, Carresi C, Musolino, V, Palma, E, Muscoli, C, Vitale C, Gratteri, S.et al. The effect of bergamot-derived polyphenolic fraction on LDL small dense particles and non alcoholic fatty liver disease in patients with metabolic syndrome. Advances i n Biological Chemistry 4, no. 02 (2014): 129. (Gliozzi, M, Carresi C, Musolino, V, Palma, E, Muscoli, C, Vitale C, Gratteri, S.et al. El efecto de la fracción polifenólica derivada de la bergamota sobre las partículas pequeñas y densas de LDL y la enfermedad del hígado graso no alcohólico en pacientes con síndrome metabólico. Avances en Química Biológica 4, no. 02 (2014): 129). 40. Brown CD, Higgins M, Donato KA, Rohde FC, Garrison R, Obarzanek E, Ernst ND, Horan M. Body mass index and the prevalence of hypertension and dyslipidemia. Obes Res. 2000 Dec;8(9):605-19. (CD marrón, Higgins M, Donato KA, Rohde FC, Garrison R, Obarzanek E, Ernst ND, Horan M. Índice de masa corporal y prevalencia de hipertensión y dislipidemia. Obes Res. Diciembre 2000; 8 (9): 605-19).

41. CDC : Vital signs: Awareness and treatment of uncontrolled hypertension among adults—United States, 2003–2010. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2012; 61: pp. 703-709. (CDC: Signos vitales: conocimiento y tratamiento de la hipertensión no controlada en adultos, Estados Unidos, 2003–2010. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2012; 61: pp. 703-709).

42. James P.A., Oparil S., Carter B.L., et. al.: 2014 Evidence-based guidelines for the management of high blood pressure in adults. Report from the panel appointed to the Eight Joint National Committee (JNC 8). JAMA 2014; 311: pp. 507-520. (James P.A., Oparil S., Carter B.L., et. Al .: 2014 Pautas basadas en evidencia para el manejo de la presión arterial alta en adultos. Informe del panel designado al Comité Nacional Conjunto Ocho (JNC 8). JAMA 2014; 311: pp. 507-520).

43. Boschin G, Scigliuolo GM, Resta D, Arnoldi A.ACE inhibitory activity of enzymatic protein hydrolysates from lupin and other legumes. Food Chem. 2014 Feb 15;145:34-40. doi: 10.1016/j. foodchem.2013.07.076. Epub 2013 Jul 24. (Boschin G, Scigliuolo GM, Resta D, actividad inhibidora de Arnoldi A.ACE de hidrolizados enzimáticos de proteínas de lupino y otras leguminosas. Food Chem. 2014 15 de febrero; 145: 34-40. Doi: 10.1016 / j. foodchem.2013.07.076. Epub 2013 24 de julio).

44. Li H, Aluko RE. Identification and inhibitory properties of multifunctional peptides from pea protein hydrolysate.J Agric Food Chem. 2010 Nov 10;58(21):11471-6. doi: 10.1021/jf102538g. Epub 2010 Oct 7. (Li H, Aluko RE. Identificación y propiedades inhibitorias de péptidos multifuncionales a partir de hidrolizado de proteína de arveja. J Agric Food Chem. 10 de noviembre de 2010; 58 (21): 11471-6. doi: 10.1021 / jf102538g. Epub 2010 7 de octubre).

45. Teunissen-Beekman KF, Dopheide J, Geleijnse JM, Bakker SJ, Brink EJ, de Leeuw PW, Serroyen J, van Baak MA. Differential effects of proteins and carbohydrates on postprandial blood pressure related responses.Br J Nutr. 2014 Aug 28;112(4):600-8. doi: 10.1017/S0007114514001251. Epub 2014 Jun 3. (Teunissen-Beekman KF, Dopheide J, Geleijnse JM, Bakker SJ, Brink EJ, de Leeuw PW, Serroyen J, van Baak MA. Efectos diferenciales de las proteínas y los carbohidratos en las respuestas relacionadas con la presión arterial posprandial.Br J Nutr. 2014 28 de agosto; 112 (4): 600-8. Doi: 10.1017 / S0007114514001251. Epub 2014 3 de junio).

AOR US

About The Author

You might also like to read