fbpx

Revisión del Colesterol y las Enfermedades Cardiovasculares: Mito o Mérito

Muchas personas tienen la percepción de que toda la grasa dietética es mala para la salud. Durante años, los medios de comunicación, los profesionales de la salud e incluso nuestros amigos y familiares nos han enseñado que una de las cosas más importantes que podemos hacer para mantenernos saludables y libres de enfermedades es evitar las grasas en la dieta. A medida que envejecemos, a menudo el primer signo de advertencia de enfermedad cardiovascular que marca nuestro médico de cabecera es el colesterol elevado. No se discute que el colesterol, en particular la lipoproteína de baja densidad (LDL), haya sido llamado la fuerza impulsora de la arteriosclerosis1. Sin embargo, hay investigaciones emergentes que desafían la hipótesis del colesterol como el factor clave en la enfermedad cardíaca. La evidencia que apoya la teoría del colesterol se basa en la evidencia de que el colesterol total alto (TC) y el LDL están vinculados a un mayor número de puntos finales de eventos cardíacos (es decir, un ataque cardíaco). Esta asociación puede pasar por alto un factor clave asociado con la enfermedad coronaria del corazón (CHD, por sus siglas en inglés). Varios estudios han observado que la mitad de las personas ingresadas en el hospital con enfermedades cardíacas tenían niveles bajos de colesterol. Una revisión reciente ha demostrado que el colesterol alto es un factor muy débil y no significativo en CHD2. Mirar los niveles de colesterol puede estar desviando la atención del proceso de la enfermedad, realmente responsable de los eventos cardíacos, que es la placa calcificada. Una forma precisa y directa de evaluar el riesgo de EC es la medición de la carga y progresión de la placa coronaria. La evaluación de la carga de placa coronaria mediante tomografía por haz de electrones (EBT) o tomografía computarizada coronaria (CT, por sus siglas en inglés) es una medida no invasiva de la carga de placa coronaria. El factor que se ha relacionado con los aumentos en el riesgo de eventos coronarios adversos es la carga de placa calcificada3. Más de 10 estudios no han encontrado una conexión entre la progresión de la calcificación de la arteria coronaria (CAC) y los niveles de CT o LDL4,5,6, 7,8. Esto sugiere que el colesterol puede no ser el factor clave de conducción en la aterosclerosis y los eventos cardíacos8. Basándose en las pruebas anteriores, parece que el colesterol no es el principal culpable de las enfermedades cardíacas. Por lo tanto, se debe volver a examinar la reducción del colesterol como la primera línea de defensa para prevenir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares en personas sin antecedentes de eventos cardíacos. Varios ensayos controlados con placebo han demostrado que los medicamentos con estatinas no afectan la progresión de la CAC, a pesar de disminuir la inflamación y la estenosis9,10. Un nuevo examen de la evidencia apunta a que las estatinas no tienen un impacto en la mortalidad por todas las causas en los casos en que las personas no tienen enfermedad coronaria11.

Es importante tener en cuenta que las estatinas han demostrado un efecto protector en aquellas personas que ya han sufrido un ataque cardíaco o un derrame cerebral. Algunos de los beneficios de las estatinas se han atribuido a los efectos en la inflamación o al aumento de los niveles de vitamina D en lugar de a la reducción del colesterol. Si la TC y la LDL elevadas no tienen asociación (o están muy débiles) con la enfermedad coronaria, la pregunta sin respuesta sigue siendo: ¿cuál es la responsable de las altas tasas de eventos cardíacos y muerte en América del Norte? ¿Qué está conduciendo la CAC?   Considere el hecho de que la población francesa come más grasa que cualquier país occidental (incluidos Canadá y Estados Unidos), pero su incidencia de muerte relacionada con el corazón es menos de la mitad de la de Norteamérica. Esto sugiere además que la grasa dietética no es la causa principal de las enfermedades del corazón. Entonces, la pregunta es: ¿de qué se trata la dieta norteamericana estándar, aparte del alto consumo de grasas, que promueve la enfermedad cardíaca? Uno de los factores diferenciadores clave de la dieta de América del Norte es que tiene un alto contenido de carbohidratos y azúcares refinados y un bajo contenido de alimentos ricos en antioxidantes, como frutas y verduras.   Varios artículos recientes han consolidado los efectos perjudiciales del azúcar para promover la diabetes, la obesidad y, en última instancia, las enfermedades cardiovasculares. En 2010, Jakobsen y sus colegas demostraron que reemplazar la grasa saturada con carbohidratos aumentaba aún más el riesgo de ataques cardíacos, mientras que las verduras tenían un efecto protector. La evidencia reciente sugiere que la CAC es impulsada por la resistencia a la insulina12. Uno de los factores clave en el desarrollo de la resistencia a la insulina es una dieta alta en azúcares y carbohidratos refinados.       Otros factores, como la hipertensión, el estrés, la depresión y el apnea del sueño, también se han relacionado con un aumento de la CAC13. Es evidente que es hora de cambiar nuestros enfoques tradicionales para prevenir y controlar la enfermedad cardiovascular. Aún existe el mérito de reducir los niveles de colesterol en aquellos con antecedentes de un evento cardíaco, pero para la mayoría de las personas, el enfoque principal no debe ser bajar el colesterol8. Las intervenciones que son prometedoras para la salud vascular son mantener la vitamina D adecuada, la vitamina K, y los niveles de magnesio. El nuevo enfoque de salud cardiovascular debe hacer hincapié en una dieta rica en antioxidantes y fibra, actividad física diaria, reducir la inflamación, controlar el estrés y mantener niveles adecuados de micronutrientes, vitaminas y ácidos grasos esenciales14.

Referencias

  1. Grundy SM. Promise of low-density lipoprotein-lowering therapy for primary and secondary prevention. Circulation. Jan 29;117(4):569-73; 2008. (1. Grundy SM. Promesa de un tratamiento hipolipemiante de baja densidad para la prevención primaria y secundaria. Circulación. 29 de enero; 117 (4): 569-73; 2008).

  1. Ravnskov U, McCully KS. Review and Hypothesis: Vulnerable plaque formation from obstruction of Vasa vasorum by homocysteinylated and oxidized lipoprotein aggregates complexed with microbial remnants and LDL autoantibodies. Ann Clin Lab Sci. 2009 Winter;39(1):3-16. (2. Ravnskov U, McCully KS. Revisión e hipótesis: formación de placa vulnerable a partir de la obstrucción de Vasa vasorum por agregados de lipoproteínas homocistinilados y oxidados en complejo con remanentes microbianos y autoanticuerpos LDL. Ann Clin Lab Sci. 2009 Invierno; 39 (1): 3-16).

  1. Church TS, Levine BD, McGuire DK, Lamonte MJ, Fitzgerald SJ, Cheng YJ, Kimball TE, Blair SN, Gibbons LW, Nichaman MZ. Coronary artery calcium score, risk factors, and incident coronary heart disease events. Atherosclerosis. 2007 Jan;190(1):224-31. Epub 2006 Mar 15. (3. Iglesia TS, Levine BD, McGuire DK, Lamonte MJ, Fitzgerald SJ, Cheng YJ, Kimball TE, Blair SN, Gibbons LW, Nichaman MZ. Puntaje de calcio en la arteria coronaria, factores de riesgo y eventos incidentes de enfermedad coronaria. Aterosclerosis. Enero de 2007; 190 (1): 224-31. Epub 2006 15 de marzo).

  1. Gopal A, Nasir K, Liu ST, Flores FR, Chen L, Budoff MJ. Coronary calcium progression rates with a zero initial score by electron beam tomography. Int J Cardiol. 2007 Apr 25;117(2):227-31. Epub 2006 Jul 26. (4. Gopal A, Nasir K, Liu ST, Flores FR, Chen L, Budoff MJ. Tasas de progresión de calcio coronario con una puntuación inicial de cero por tomografía por haz de electrones. Int J Cardiol. 25 de abril de 2007; 117 (2): 227-31. Epub 2006 26 de julio).

  1. Hecht HS, Superko HR, Smith LK, McColgan BP. Relation of coronary artery calcium identified by electron beam tomography to serum lipoprotein levels and implications for treatment. Am J Cardiol. 2001 Feb 15;87(4):406-12. (5. Hecht HS, Superko HR, Smith LK, McColgan BP. Relación del calcio de la arteria coronaria identificada mediante tomografía de haz de electrones con los niveles séricos de lipoproteínas e implicaciones para el tratamiento. Soy J Cardiol. 2001 15 de febrero; 87 (4): 406-12).

  1. Kronmal RA, McClelland RL, Detrano R, Shea S, Lima JA, Cushman M, Bild DE, Burke GL. Risk factors for the progression of coronary artery calcification in asymptomatic subjects: results from the Multi-Ethnic Study of Atherosclerosis (MESA). Circulation. 2007 May 29;115(21):2722-30. Epub 2007 May 14. (6. Kronmal RA, McClelland RL, Detrano R, Shea S, Lima JA, Cushman M, Bild DE, Burke GL. Factores de riesgo para la progresión de la calcificación de la arteria coronaria en sujetos asintomáticos: resultados del Estudio Multiétnico de Aterosclerosis (MESA). Circulación. 2007 29 de mayo; 115 (21): 2722-30. Epub 2007 14 de mayo).

  1. Elkeles RS, Godsland IF, Rubens MB, Feher MD, Nugara F, Flather MD. The progress of coronary heart disease in Type 2 diabetes as measured by coronary calcium score from electron beam computed tomography (EBCT): the PREDICT study. Atherosclerosis. 2008 Apr;197(2):777-83. Epub 2007 Oct 24. (7. Elkeles RS, Godsland IF, Rubens MB, Feher MD, Nugara F, Flather MD. El progreso de la cardiopatía coronaria en la diabetes tipo 2 medida por la puntuación de calcio coronario de la tomografía computarizada de haz de electrones (EBCT, por sus siglas en inglés): el estudio PREDICT. Aterosclerosis. Abril 2008; 197 (2): 777-83. Epub 2007 24 de octubre).

  1. Ware WR. The mainstream hypothesis that LDL cholesterol drives atherosclerosis may have been falsified by non-invasive imaging of coronary artery plaque burden and progression. Med Hypotheses. 2009 Oct;73(4):596-600. Epub 2009 Jun 26. (8. Ware WR. La hipótesis principal de que el colesterol LDL conduce a la aterosclerosis puede haber sido falsificada por imágenes no invasivas de la carga y progresión de la placa arterial coronaria. Hipótesis med. 2009 Oct; 73 (4): 596-600. Epub 2009 26 de junio).

  1. Henein MY, Owen A Statins moderate coronary stenoses but not coronary calcification: results from meta-analyses. Int J Cardiol. 2011 Nov 17;153(1):31-5. Epub 2010 Sep 16. (9. Henein MY, Owen A Las estatinas moderan las estenosis coronarias pero no la calcificación coronaria: resultados de los metanálisis. Int J Cardiol. 17 de noviembre de 2011; 153 (1): 31-5. Epub 2010 sep 16).

  1. Houslay ES, et al. Progressive coronary calcification despite intensive lipid-lowering treatment: a randomized controlled trial. Heart. 2006 Sep;92(9):1207-12. Epub 2006 Jan 31. (10. Houslay ES, et al. Calcificación coronaria progresiva a pesar del tratamiento intensivo de reducción de lípidos: un ensayo controlado aleatorio. Corazón. 2006 Sep; 92 (9): 1207-12. Epub 2006 31 de enero).

  1. Ray KK, Seshasai SR, Erqou S, Sever P, Jukema JW, Ford I, Sattar N. Statins and all-cause mortality in high-risk primary prevention: a meta-analysis of 11 randomized controlled trials involving 65,229 participants. Arch Intern Med. 2010 Jun 28;170(12):1024-31. (11. Ray KK, Seshasai SR, Erqou S, Sever P, Jukema JW, Ford I, Sattar N. Estatinas y mortalidad por todas las causas en la prevención primaria de alto riesgo: un metanálisis de 11 ensayos controlados aleatorios con 65,229 participantes. Arch Intern Med. 2010 28 de junio; 170 (12): 1024-31.)

  1. Lee KK, Fortmann SP, Fair JM, Iribarren C, Rubin GD, Varady A, Go AS, Quertermous T, Hlatky MA. Insulin resistance independently predicts the progression of coronary artery calcification. Am Heart J. 2009 May;157(5):939-45. (Quertermous T, Hlatky MA. La resistencia a la insulina predice de forma independiente la progresión de la calcificación de la arteria coronaria. Am Heart J. 2009 mayo; 157 (5): 939-45).

  1. Seldenrijk A, Hamer M, Lahiri A, Penninx BW, Steptoe A. Psychological distress, cortisol stress response, and subclinical coronary calcification. Psychoneuroendocrinology. 2012 Jan;37(1):48-55. Epub 2011 May 28. (13. Seldenrijk A, Hamer M, Lahiri A, Penninx BW, Steptoe A. Angustia psicológica, respuesta al estrés por cortisol y calcificación coronaria subclínica. Psiconeuroendocrinología. 2012 Ene; 37 (1): 48-55. Epub 2011 28 de mayo).

  1. Mente A, de Koning L, Shannon HS, Anand SS. A systematic review of the evidence supporting a causal link between dietary factors and coronary heart disease. Arch Intern Med. 2009 Apr 13;169(7):659-69. (14. Mente A, de Koning L, Shannon HS, Anand SS. Una revisión sistemática de la evidencia que apoya un vínculo causal entre los factores dietéticos y la enfermedad coronaria. Arch Intern Med. 13 de abril de 2009; 169 (7): 659-69).

Referencias Adicionales

Jakobsen MU, Dethlefsen C, Joensen AM, et al. Intake of carbohydrates compared with intake of saturated fatty acids and risk of myocardial infarction: the importance of the glycemic index. Am J Clin Nutr 2010 Jun;91(6):1764-8. (Jakobsen MU, Dethlefsen C, Joensen AM, et al. La ingesta de hidratos de carbono en comparación con la ingesta de ácidos grasos saturados y el riesgo de infarto de miocardio: la importancia del índice glucémico. Am J Clin Nutr 2010 Jun; 91 (6): 1764-8).

AOR US

About The Author

You might also like to read

clickid