fbpx

Hormonas Equilibradas Para la Prevención del Cáncer de Mama

El cáncer de mama es el cáncer más común en las mujeres de América del Norte. Constituye casi el 30% de todos los cánceres femeninos y es la principal causa de muerte entre las mujeres de 40 a 55 años de edad.1 Existen numerosos factores de riesgo asociados con el cáncer de mama. Sin embargo, uno de los más bien establecidos es el aumento de la exposición al estrógeno.2 Las mujeres que experimentan una menarquia temprana y una menopausia de inicio más tardío tienen un mayor riesgo de cáncer de mama debido a la exposición prolongada al estrógeno durante su vida.3 Fuentes externas de estrógeno, como la terapia de reemplazo hormonal y la píldora anticonceptiva también se han relacionado con el aumento de las tasas de cáncer de mama.3   La conciencia sobre el impacto y la importancia del estrógeno está creciendo rápidamente porque hay muchos factores que pueden conducir a una mayor exposición. El estrógeno no sólo se produce dentro del cuerpo, sino que muchos productos químicos que se encuentran en el medio ambiente actúan como el estrógeno y también impiden su degradación y metabolismo adecuados. Afortunadamente, hay una serie de factores dietéticos que promueven la función saludable y el metabolismo del estrógeno y otras hormonas. Este artículo discutirá las formas positivas y negativas del estrógeno, incluidos los fitoestrógenos y los xenoestrógenos, y cómo se relacionan con el cáncer de mama. También abordará los factores dietéticos claves que ayudan a reducir el riesgo de cáncer de mama y promueven el equilibrio hormonal.

Entendiendo los Estrógenos

Los estrógenos son una familia esencial de hormonas que regulan muchas funciones importantes, especialmente en el sistema reproductor femenino. Si bien son importantes, los receptores de estrógeno a menudo se saturan y se sobreestimulan debido al exceso de producción, el metabolismo deficiente y la exposición a sustancias químicas ambientales que tienen funciones similares. Esto conduce a la promoción excesiva del crecimiento celular, que en última instancia contribuye al crecimiento de las células cancerosas. Para comprender completamente el papel del estrógeno en el desarrollo del cáncer de mama, debemos analizar las diversas formas y sus acciones, ya que existe una amplia gama de funciones y niveles de actividad. Los estrógenos existen en el cuerpo en 3 formas primarias diferentes, estrona (E1), 17β-estradiol (E2) y 16α-estriol (E3).4       La E2 se produce en los ovarios y se considera el estrógeno más potente. E2 es aproximadamente 12 veces más potente que E1 y más de 80 veces más potente que E3.4 La estrona (E1) se produce principalmente en el tejido adiposo, especialmente después de la menopausia. El estriol (E3) se forma en el hígado a través de la conversión de E2 y E1.4 Desafortunadamente, varios alimentos dañinos, toxinas ambientales y sustancias químicas pueden bloquear esta conversión y, por lo tanto, producir un aumento de los niveles de E2, lo que puede promover el crecimiento del cáncer de mama.3   Dado que E3 es la forma más débil de estrógeno, actúa de manera similar a un fitoestrógeno de la planta y evita que el receptor de estrógeno sea estimulado por el E2 o xenoestrógenos más potentes. Los niveles más altos de E3 se han asociado con un menor riesgo de cáncer de mama, mientras que los niveles más altos de E2 han mostrado un mayor riesgo de cáncer.4 Durante el metabolismo de E2 y E1 en el hígado, se forman 3 metabolitos principales de estrógeno: 2-hidroxiestrona (2- OHE1 ), 4-hydroxyestrone (4-OHE1), y 16α-hydroxyestrone (16α-OHE1).5 Consulte la Figura 1 para ver un diagrama del metabolismo del estrógeno en el hígado.   Los metabolitos de 16α-OHE1 tienen un efecto estimulante muy potente sobre los receptores de estrógeno y promueven el crecimiento celular, lo que aumenta el riesgo de cáncer.5 El 4-OHE1 se acumula en el tejido mamario y causa mutaciones en el ADN y suprime la actividad de p53, un gen anticancerígeno.5 La 2-hidroxestrona se opone a los efectos de los otros 2 metabolitos del estrógeno y parece tener un efecto protector en el cáncer de mama.5 Estudios recientes han analizado la proporción de 2-OHE1 a 16α-OHE1 en la orina y han encontrado que las proporciones más altas pueden tienen efectos protectores en el cáncer de mama, pero se necesitan más estudios para confirmar esta relación como una herramienta de evaluación de riesgo.6,7

Xenoestrógenos

Los xenoestrógenos son un grupo de sustancias químicas ambientales que imitan el estrógeno en el cuerpo. Esta familia de moléculas se ha relacionado con el desarrollo y la promoción de los cánceres sensibles a las hormonas. A partir de 2003, había más de 160 xenoestrógenos que pueden estar involucrados en el desarrollo del cáncer de mama.8 Para obtener una lista de los xenoesterógenos más comunes y dónde se encuentran, consulte la Tabla 1 en la página 23. Los tipos de cáncer asociados con la exposición a sustancias químicas del medio ambiente han sido bien documentados en la literatura se incluyen los del sistema reproductivo, mama, pulmón, riñón, páncreas y cerebro.9       Existe evidencia de que los xenoestrógenos desempeñan un papel en todas las fases del desarrollo del cáncer, incluidos el inicio, la transformación y la invasión10. Por ejemplo, varios estudios han confirmado que un producto químico (un hidrocarburo aromático policíclico) producido durante la fritura y el asado de carne aumenta en gran medida el daño del ADN en las células mamarias y promueve el crecimiento del cáncer de mama.11   Todavía hay más investigaciones por hacer para comprender completamente el amplio impacto en la salud de los xenoestrógenos, pero la evidencia emergente es muy preocupante debido a su amplia prevalencia y omnipresencia en nuestros productos alimenticios, abastecimiento de agua, y medio ambiente. Como parte de un plan de equilibrio hormonal y de prevención del cáncer de mama, es fundamental considerar la reducción de la exposición a estos compuestos que contribuyen a la actividad estrogénica perjudicial en el cuerpo.

Los fitoestrógenos y el cáncer de mama

Es imposible hablar sobre el cáncer de mama y el estrógeno sin hablar brevemente sobre los fitoestrógenos. Existe una gran confusión sobre la seguridad y la eficacia de los fitoestrógenos, incluso entre los profesionales médicos. Los fitoestrógenos son un grupo de compuestos que se encuentran en ciertas plantas que tienen un efecto similar al estrógeno en el cuerpo humano. Estos compuestos interactúan con los receptores de estrógeno, pero son mucho más débiles que el estradiol (E2) o la mayoría de los xenoestreógenos.4 Debido a su debilidad relativa, los fitoestrógenos pueden en realidad unirse al receptor de estrógenos sin activarlos, por lo tanto, impiden que E2 o xenoesteógenos activen al receptor.   Esto explicaría el hecho de que la mayoría de los estudios han demostrado que los fitoestrógenos protegen contra el cáncer de mama, mientras que los niveles elevados de estrógeno humano o sintético aumentan el riesgo.12 También es importante reconocer que existen dos tipos diferentes de receptores de estrógeno en el cuerpo: receptores alfa-estrógenos (ER-α) y receptores beta-estrógenos (ER-β). Esto es importante porque la mayoría de los fitoestrógenos se unen más fuertemente a ER-β que ER-α.13 Los receptores ER-β se han relacionado con el aumento de la apoptosis de las células cancerosas y, a menudo, están regulados en forma negativa en los cánceres sensibles a las hormonas. A la inversa, muchos xenoestrógenos activan la ER-α, que está presente en el 75% de los tumores de cáncer de mama.14 El hecho de que los compuestos vegetales como la quercetina se unan selectivamente a los receptores ER-β sugiere que algunos fitoestrógenos pueden ser útiles para promover la muerte de las células cancerosas12.

Una gran cantidad de estudios poblacionales que evalúan el consumo de soya encontraron que una mayor ingesta no aumenta el riesgo de cáncer de mama. Algunos estudios incluso mostraron un efecto protector.15 Después de considerar todos los estudios, una ingesta diaria de 10 g de proteína de soya tuvo el efecto protector óptimo.15 A estos resultados se oponen varios estudios de probetas que han demostrado que los fitoestrógenos de la soya estimulan los receptores de estrógeno y crecimiento de células cancerosas de mama. La diferencia en los resultados destaca la complejidad en la actividad del fitoestrógeno.   Un punto importante a considerar es que las diferencias individuales en la microflora intestinal en los humanos promueven la formación de varios metabolitos de fitoestrógenos como el equol, que tiene un efecto protector contra el cáncer.16 Nuevos datos sugieren que el equol posiblemente podría aumentar el efecto del tamoxifeno en la prevención de cáncer de mama.17 Estos factores no se consideran en los estudios de probeta y pueden ser responsables de los resultados negativos.

Si bien todavía hay más investigaciones por hacer, los estudios de población sugieren que el consumo dietético moderado no aumenta el riesgo de cáncer de mama. Incluso puede ser protector, especialmente si la persona ha consumido soya desde la infancia. También es importante recordar que no todos los fitoestrógenos son iguales y algunos pueden ofrecer un efecto protector mayor que otros.

La influencia de la dieta en la reducción del riesgo de estrógeno y el cáncer de mama

Desde una perspectiva dietética, los vegetales crucíferos han demostrado el efecto contra el cáncer más poderoso. Un estudio encontró que aumentar la ingesta de vegetales crucíferos en mujeres posmenopáusicas sanas durante cuatro semanas aumentó la proporción de 2-OHE1: 16α-OHE1 en la orina, lo que sugiere que un alto consumo de vegetales crucíferos puede cambiar el metabolismo del estrógeno.18 Estos vegetales contienen un grupo de compuestos naturales llamados glucosinolatos (que luego se convierten en isotiocianatos biológicamente activos) que apoyan la desintoxicación del hígado y las vías de eliminación de hormonas. Dos de los isotiocianatos más prometedores con una actividad de equilibrio hormonal potencial incluyen el indol-3-carbinol (I3C) y el sulforafano.19

Sulforafano

El sulforafano es un compuesto con una capacidad única para estimular el sistema de desintoxicación hepática de fase 2.20. La vía de la fase 2 es muy importante ya que es la etapa final para la eliminación de compuestos nocivos, productos de desintoxicación y exceso de estrógenos. El sulforafano también tiene un impresionante rango de actividad anticancerosa más allá de la estimulación de la desintoxicación de la fase 2, incluida la estimulación del suicidio de las células cancerosas, evitando la replicación, reduciendo la propagación del tumor e inhibiendo el suministro de sangre a las células cancerosas.21   Numerosos estudios han demostrado que el sulforafano puede prevenir el crecimiento de diversas células cancerosas de la próstata, el colon y el seno.21 Tal vez la acción más interesante recientemente descubierta es que puede inhibir realmente las células madre del cáncer de mama, que son responsables del crecimiento continuo del tumor y la recaída de la enfermedad.22 Otro efecto anticancerígeno prometedor es la capacidad de sulforafano para reducir la inflamación en el nivel genético mediante la estimulación de una proteína de control llamada factor nuclear 2 (Nrf2).19

Desde una perspectiva práctica, los vegetales crucíferos contienen altas cantidades de glucorafanina (también conocida como glucosinolato de sulforafano o SGS), que luego se convierte en sulforafano biológicamente activo por una enzima llamada mirosinasa. La mirosinasa se libera cuando la planta es masticada, procesada o producida en el intestino por las bacterias.19 Consulte la Figura 2 para ver un diagrama de la descomposición del sulforafano. Desafortunadamente, la cocción destruye parcialmente esta enzima, lo que limita la producción de sulforafano. La glucorafanina es abundante en brócoli, coliflor, col y col rizada, y la concentración más alta se encuentra en brócoli y brotes de brócoli.19 Los estudios muestran que sólo 1 taza de brotes de brócoli contienen suficiente sulforafano (200 µmoll) para penetrar el tejido de los senos y detener el crecimiento del cáncer.23

Indol-3-carbinol (I3C)

I3C es otro compuesto que se encuentra en la familia de vegetales crucíferos, que tiene un impacto en los niveles de estrógeno y el riesgo de cáncer de mama. Al igual que el sulforafano, I3C posee múltiples mecanismos anticancerígenos que incluyen la regulación de las enzimas de desintoxicación y el aumento de la forma 2-OHE1 de estrógeno en el hígado.5 En ensayos clínicos controlados, la suplementación oral con 300–400 mg / día de I3C ha consistentemente el aumento de los niveles de 2-OHE1 en la orina y la proporción de 2-OHE1 en la orina: 16α-OHE1 en mujeres.24,25 La suplementación con I3C también revirtió una forma de cáncer cervical temprano después de sólo 12 semanas de suplementación.26

Una vez que se ingiere I3C, forma varios metabolitos, pero la mayoría se convierte en diindolilmetano (DIM), que se considera el metabolito más activo. Al igual que I3C, DIM también ha demostrado una mejora en el metabolismo del estrógeno, sin embargo, no tiene el mismo volumen de investigación clínica que I3C. Varios estudios celulares han demostrado que previene el crecimiento de las células del cáncer de mama.

La suplementación con 108 mg/día de DIM también incrementó los niveles urinarios de 2-OHE1 en mujeres posmenopáusicas, lo que sugiere que tiene un efecto positivo en el balance de estrógenos.27 Una ventaja que DIM tiene sobre I3C es que es una molécula más estable que conduce a una mayor actividad biológica.28

Ácidos Grasos Esenciales

Los omega-3 y omega-6 de los ácidos grasos poliinsaturados ejercen una acción moduladora sobre el metabolismo del estrógeno. La alta ingesta de ácidos grasos omega-6, ácido linoleico (LA) y ácido araquidónico (AA), interfiere con la desintoxicación de los estrógenos. Los ácidos grasos omega-3 se refieren a un grupo de tres grasas: ácido alfa-linolénico (ALA), ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA). La hidroxilación es un importante proceso bioquímico necesario para la desintoxicación. Se ha demostrado que el EPA aumenta la 2-hidroxilación de E2 a expensas de la hidroxilación C-16α, mientras que el DHA disminuye la unión de los estrógenos a los RE.

Fibras dietéticas

Las fibras dietéticas son partes de una planta que no se descomponen en nuestro estómago y pasan a través de nuestro sistema sin digerir. Las fibras solubles se disuelven en agua, mientras que las fibras insolubles no lo hacen. Las fibras insolubles, como las ligninas, se encuentran en las semillas de lino y en la capa de salvado de granos, frijoles y semillas. Las frutas y verduras proporcionan la mayoría de las fibras solubles. Ambos tipos de fibras son igualmente importantes para la salud, la digestión y la prevención de diversas enfermedades. Las fibras solubles se fermentan fácilmente en el colon para formar gases y subproductos fisiológicamente activos, mientras que las fibras insolubles aumentan el volumen, ablandan las heces y acortan el tiempo de tránsito a través del tracto intestinal.

Estudios recientes demuestran que los niveles de 16α-OHE1 se ven afectados por la ingesta de fibra. Las fibras solubles modulan favorablemente la proporción 2/16α, mientras que las fibras insolubles secuestran los estrógenos endógenos en el intestino, disminuyendo su circulación dentro del cuerpo, su disponibilidad resultante a los tejidos diana y mejorando su eliminación a través de las heces. Las recomendaciones actuales de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos, Instituto de Medicina, sugieren que los adultos consumen 20 a 35 gramos de fibras dietéticas por día, pero la ingesta diaria promedio de fibra dietética en los estadounidenses es de 12 a 18 gramos.   La goma guar parcialmente hidrolizada (PHGG) constituye una excelente manera de aumentar las fibras solubles en su dieta y una buena alternativa a otras alternativas altamente alergénicas, como las fibras de trigo o los productos a base de maíz. Este suplemento inodoro insaboro se disuelve completamente en agua y ha sido mejor tolerado y preferido por los pacientes en los ensayos clínicos.

Vitaminas B

Ya se ha mencionado el importante papel de las vitaminas B6, B12 y el folato como cofactores para las enzimas involucradas en la metilación de catecol estrógenos (2-OHE1 y 4-OHE1) en los metabolitos menos dañinos. Sin embargo, obtener las vitaminas B únicamente de la dieta puede representar un gran desafío, especialmente para el creciente número de personas que se adhieren a una dieta sin gluten. Una parte significativa de la población presenta polimorfismos genéticos de un solo nucleótido (SNP) que interfieren con su capacidad para metabolizar ciertas vitaminas a su forma activa utilizada por el cuerpo.   Por ejemplo, se estima que entre el 10 y el 15% de los individuos caucásicos norteamericanos y >25% de los hispanos presentan un polimorfismo que afecta a la 5,10-metilentetrahidrofolato reductasa (MTHFR), la enzima necesaria para la conversión del ácido fólico en 5-metiltetrahidrofolato. (5-MTHF), la forma circulatoria primaria de folato. Dado que los SNP pueden afectar a cualquier otra enzima involucrada en el metabolismo de las vitaminas, elegir un suplemento nutricional que contenga la forma metabólicamente activa de folato (5-MTHF) y otras vitaminas B (P-5-P, metilcobalamina, etc.) ayudará a asegurar que obtiene niveles adecuados de estos nutrientes cruciales.

Té Verde

El té verde tiene una amplia gama de posibles acciones contra el cáncer, incluida la reducción del crecimiento de las células cancerosas y los vasos sanguíneos que las alimentan. Para una discusión más detallada sobre el té verde y el cáncer, consulte el artículo en Avances: Cáncer. Un estudio reciente agregó otro beneficio a la larga lista cuando descubrió que el té verde en realidad bloqueaba el crecimiento del cáncer de mama asociado con un potente xenoestrógeno llamado PhIP (que se encuentra en carnes a la parrilla o fritas).29 Esto es tan importante porque los xenoestrógenos pueden ser responsables de hasta 85% de los cánceres de mama espontáneos.

Ácido Glucárico

El ácido glucárico se encuentra en muchas frutas y verduras, con las concentraciones más altas en naranjas, manzanas, toronjas y verduras crucíferas. Se ha demostrado que la suplementación oral de calcio-D-glucarato (una forma de sal del ácido glucárico) inhibe, una enzima producida por bacterias intestinales que previene la desintoxicación hepática de fase II.30 La actividad elevada de beta-glucuronidasa se asocia con un mayor riesgo de varios cánceres , particularmente los cánceres dependientes de hormonas, como los cánceres de mama, próstata y colon.30 La inhibición de la actividad beta-glucuronidasa con calcio-D-glucarato permite que el cuerpo excrete hormonas como el estrógeno antes de que puedan reabsorberse. Como apoyo a esta acción, se ha demostrado que la suplementación con calcio-D-glucarato reduce los niveles séricos de estrógeno en ratas en un 23 por ciento.31

Uniendolo Todo

Hay pocas dudas de que el estrógeno juega un papel importante en el desarrollo y crecimiento del cáncer de mama. Ciertas formas de estrógeno que normalmente se producen en el cuerpo o que se encuentran en el medio ambiente se han relacionado con un mayor riesgo de cáncer de mama. El aumento de la eliminación y la reducción de la exposición a estas formas debe ser un objetivo primordial para reducir el riesgo y lograr un equilibrio saludable del estrógeno. Varias sustancias naturales que se encuentran en las plantas y los vegetales pueden promover un balance saludable de estrógenos al unir los receptores de estrógeno y aumentar la eliminación del exceso de estrógeno. Los vegetales crucíferos, productos de soya orgánica y té verde / blanco se destacan en la investigación como los más beneficiosos. La incorporación de estos alimentos en su dieta puede ayudar a promover un equilibrio saludable de estrógenos y ayudar a reducir el riesgo de cáncer de mama.

REFERENCIA

  1. “World Cancer Report”. International Agency for Research on Cancer. 2008. Retrieved 2013-07-20. (1. “Informe Mundial sobre el Cáncer”. Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer. 2008. Consultado el 2013-07-20).

  1. Feigelson H and Henderson B. Review Estrogens and breast cancer. Carcinogenesis. 1996; 17(11):2279-84. (2. Feigelson H y Henderson B. Revisión de los estrógenos y el cáncer de mama. Carcinogénesis. 1996; 17 (11): 2279-84).
  1. Russo J and Russo I. The role of estrogen in the initiation of breast cancer. J Steroid Biochem Mol Biol. 2006;102(1-5):89-96. (3. Russo J y Russo I. El papel del estrógeno en el inicio del cáncer de mama. J Esteroides Biochem Mol Biol. 2006; 102 (1-5): 89-96).

  1. Kaur A and Dean C. The Complete Natural Medicine Guide to Women’s Health. Robert Rose inc. Toronto, 2002. (4. Kaur A y Dean C. La guía completa de medicina natural para la salud de la mujer. Robert Rose inc. Toronto, 2002).

  1. Lord R et al. Estrogen metabolism and the diet-cancer connection: rationale for assessing the ratio of urinary hydroxylated estrogen metabolites. Altern Med Rev. 2002;7(2):112-29. (5. Lord R et al. Metabolismo del estrógeno y la conexión dieta-cáncer: fundamento para evaluar la proporción de metabolitos de estrógeno hidroxilados en orina. Altern Med Rev. 2002; 7 (2): 112-29).

  1. Dallal C and Taioli E. Urinary 2/16 estrogen metabolite ratio levels in healthy women: a review of the literature. Mutat Res. 2010;705(2):154-62 (6. Dallal C y Taioli E. Urinaria 2/16 niveles de proporción de metabolito de estrógeno en mujeres sanas: una revisión de la literatura. Mutat Res. 2010; 705 (2): 154-62).

  1. Obi N et al. Estrogen metabolite ratio: Is the 2-hydroxyestrone to 16α-hydroxyestrone ratio predictive for breast cancer? Int J Womens Health. 2011;3:37-51. (7. Obi N et al. Proporción del metabolito del estrógeno: ¿Es la proporción de 2-hydroxyestrone a 16α-hydroxyestrone predictiva para el cáncer de seno? Int J Womens Health. 2011; 3: 37-51).

  1. Brody J and Rudel R. Review Environmental pollutants and breast cancer. Environ Health Perspect. 2003; 111(8):1007-19. (8. Brody J y Rudel R. Revisión de los contaminantes ambientales y el cáncer de mama. Perspectiva de salud ambiental. 2003; 111 (8): 1007-19).

  1. Fucic A et al. Environmental exposure to xenoestrogens and oestrogen related cancers: reproductive system, breast, lung, kidney, pancreas, and brain. Environ Health. 2012;11 Suppl 1:S8. (9. Fucic A et al. Exposición ambiental a xenoestrógenos y cánceres relacionados con estrógenos: sistema reproductivo, mama, pulmón, riñón, páncreas y cerebro. Salud ambiental. 2012; 11 Suppl 1: S8).

  1. Fernandez S and Russo J. Estrogen and xenoestrogens in breast cancer. Toxicol Pathol. 2010;38(1):110-22. (10. Fernández S y Russo J. Estrógeno y xenoestrógenos en el cáncer de mama. Toxicol Pathol. 2010; 38 (1): 110-22).

  1. Rohrmann S et al. Dietary intake of meat and meat-derived heterocyclic aromatic amines and their correlation with DNA adducts in female breast tissue. Mutagénesis. 2009;24(2):127-32. (11. Rohrmann S et al. La ingesta dietética de la carne y las aminas aromáticas heterocíclicas derivadas de la carne y su correlación con aductos de ADN en el tejido mamario femenino. Mutagénesis. 2009; 24 (2): 127-32).

  1. McKinney N Naturopathic Oncology. An encyclopedic guide for patients & physicians. 2nd edition. Liasion Press: Vancouver; 2012. (12. Oncología Naturopática McKinney N. Una guía enciclopédica para pacientes y médicos. 2ª edición. Liasion Press: Vancouver; 2012).

  1. Turner J et al Molecular aspects of phytoestrogen selective binding at estrogen receptors. J Pharm Sci. 2007;96 (8): 1879–1885. (13. Turner J et al. Aspectos moleculares de la unión selectiva de fitoestrógenos en los receptores de estrógeno. J Pharm Sci. 2007; 96 (8): 1879–1885).

  1. Bennion B et al. PhIP carcinogenicity in breast cancer: computational and experimental evidence for competitive interactions with human estrogen receptor. Chem Res Toxicol. 2005; 8(10):1528-36. (14. Bennion B et al. Carcinogenicidad de PhIP en el cáncer de mama: evidencia computacional y experimental de interacciones competitivas con el receptor de estrógeno humano. Chem Res Toxicol. 2005; 8 (10): 1528-36).

  1. Kazor T. The Effects of Soy Consumption on Breast Cancer Prognosis: A review of the literature. The Natural Medicine Journal. 2012. (15. Kazor T. Los efectos del consumo de soja en el pronóstico del cáncer de mama: una revisión de la literatura. La revista de medicina natural. 2012).

  1. Jackson R et al. Emerging evidence of the health benefits of S-equol, an estrogen receptor β agonist. Nutr Rev. 2011;69(8):432-48. (16. Jackson R et al. Evidencia emergente de los beneficios para la salud de S-equol, un agonista β del receptor de estrógeno. Nutr Rev. 2011; 69 (8): 432-48).

  1. Charalambous C et al. Equol enhances tamoxifen’s anti-tumor activity by induction of caspase-mediated apoptosis in MCF-7 breast cancer cells. BMC Cancer. 2013;13:238. (17. Charalambous C et al. Equol aumenta la actividad antitumoral del tamoxifeno mediante la inducción de la apoptosis mediada por caspasa en células de cáncer de mama MCF-7. Cáncer BMC. 2013; 13: 238).

  1. Ho G et al. Urinary 2/16 alpha-hydroxyestrone ratio: correlation with serum insulin-like growth factor binding protein-3 and a potential biomarker of breast cancer risk. Ann Acad Med Singapore. 1998;27:294–9. (18. Ho G et al. Relación urinaria de 2/16 alfa-hidroxivestrona: correlación con la proteína 3 de unión al factor de crecimiento similar a la insulina sérica y un biomarcador potencial del riesgo de cáncer de mama. Ann Acad Med Singapur. 1998; 27: 294–9).

  1. Sulforaphane Glucosinolate Monograph. Altern Med Rev 2012;15(4): 352-360. (19. Monografía de glucosinolatos de sulforafano. Altern Med Rev 2012; 15 (4): 352-360).

  1. Fahey J and Talalay P. Antioxidant functions of sulforaphane: a potent inducer of phase II detoxifi- cation enzymes. Food Chem Toxicol 1999;37:973-97. (20. Fahey J y Talalay P. Funciones antioxidantes del sulforafano: un potente inductor de enzimas de desintoxicación en fase II. Food Chem Toxicol 1999; 37: 973-97).

  1. Clarke J et al. Multi-targeted prevention of cancer by sulforaphane. Cancer Lett. 2008;269(2):291-304. (21. Clarke J et al. Prevención del cáncer multi-objetivo por sulforafano. Cáncer Lett. 2008; 269 (2): 291-304).

  1. Li Y et al. Sulforaphane, a dietary component of broccoli/broccoli sprouts, inhibits breast cancer stem cells. Clin Cancer Res. 2010;16(9):2580- 90. (22. Li Y et al. El sulforafano, un componente dietético de los brotes de brócoli / brócoli, inhibe las células madre del cáncer de mama. Clin Cancer Res. 2010; 16 (9): 2580-90).

  1. Cornblatt B et al. Preclinical and clinical evaluation of sulforaphane for chemoprevention in the breast. Carcinogenesis. 2007;28:1485-1490. (23. Cornblatt B et al. Evaluación preclínica y clínica de sulforafano para la quimioprevención en la mama. Carcinogénesis. 2007; 28: 1485-1490).

  1. Higdon J et al. Cruciferous vegetables and human cancer risk: epidemiologic evidence and mechanistic basis. Pharmacol Res. 2007;55(3):224- 36. (24. Higdon J et al. Verduras crucíferas y riesgo de cáncer humano: evidencia epidemiológica y base mecanicista. Pharmacol Res. 2007; 55 (3): 224-36).

  1. Michnovicz J and Bradlow H. Induction of estradiol metabolism by dietary indole-3-carbinol in humans. J Natl Cancer Inst.1990;82:947-949. (25. Michnovicz J y Bradlow H. Inducción del metabolismo del estradiol por el indol-3-carbinol dietético en humanos. J. Natl Cancer Inst.1990; 82: 947-949).

  1. Bell M et al. Placebo-controlled trial of indole-3-carbinol in the treatment of CIN. Gynecol Oncol. 2000;78(2):123-9. (26. Bell M et al. Ensayo controlado con placebo de indol-3-carbinol en el tratamiento de la CIN. Gynecol Oncol. 2000; 78 (2): 123-9).

  1. Dalessandri K et al. Pilot study: effect of 3,3’-diindolylmethane supplements on urinary hormone metabolites in postmenopausal women with a history of early-stage breast cancer. Nutr Cancer. 2004; 50(2):161-7. (27. Dalessandri K et al. Estudio piloto: efecto de los suplementos de 3,3′-diindolilmetano sobre los metabolitos de la hormona urinaria en mujeres posmenopáusicas con antecedentes de cáncer de mama en etapa temprana. Cáncer Nutr. 2004; 50 (2): 161-7).

  1. Bradlow H Review. Indole-3-carbinol as a chemoprotective agent in breast and prostate cancer. In Vivo. 2008;22(4):441-5. (28. Revisión de Bradlow H. Indol-3-carbinol como agente quimioprotector en el cáncer de mama y próstata. En vivo. 2008; 22 (4): 441-5).

  1. Choudhary S et al. Intervention of human breast cell carcinogenesis chronically induced by 2-amino-1-methyl-6-phenylimidazo[4,5-b]pyridine. Carcinogénesis. 2012;33(4):876-85. (29. Choudhary S et al. Intervención de la carcinogénesis de células mamarias humanas inducida crónicamente por 2-amino-1-metil-6-fenil imidazo [4,5-b] piridina. Carcinogénesis. 2012; 33 (4): 876-85).

  1. Calcium-D-glucarate. Altern Med Rev. 2002;7(4):336-9. (30. Calcio-D-glucarato. Altern Med Rev. 2002; 7 (4): 336-9).

  1. Walaszek M et al. Dietary glucarate as anti-promoter of 7,12-dimethylbenz[a]anthracene-induced mammary tumorigenesis. Carcinogenesis 1986;7:1463-1466. (31. Walaszek M et al. Glucarato dietético como anti-promotor de 7,12-dimetilbenz [a] tumorigénesis mamaria inducida por antraceno. Carcinogenesis 1986; 7: 1463-1466).

AOR US

About The Author

You might also like to read

clickid