Free shipping over $25 Start Shopping
$25+ get 10% off, $50+ get 15% off,  $100+ get 20% off your order

Brotes de Brócoli como Poderosos Antioxidantes

Puede que sea cierto que si hubiéramos escuchado mejor lo que nuestros abuelos y padres nos enseñaron acerca de la importancia de comer frutas y verduras, estaríamos viviendo más sanos y tal vez vidas más largas. La investigación está comenzando a mostrarnos que el envejecimiento y las enfermedades que acompañan ese proceso pueden bien ser el resultado de la disminución de la capacidad de nuestros cuerpos para enfrentar el estrés oxidativo. También hay evidencia sustancial que muestra que comer cantidades adecuadas de frutas y verduras reduce las posibilidades de desarrollar cáncer, presión arterial alta, enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y diabetes.

El estrés oxidativo es el resultado de un desequilibrio de la homeostasis pro-oxidante/antioxidante que conduce a la sobreproducción de especies reactivas de oxígeno (ROS, por sus siglas en inglés). A niveles anormales, las ROS pueden tener efectos tóxicos, incluyendo 1) daño al ADN (efectos que causan cáncer) o 2) daño a los componentes estructurales del cerebro (efectos neurodegenerativos, por ejemplo, enfermedad de Alzheimer). Existe una compleja red de enzimas y factores transcripcionales para contrarrestar los efectos del estrés oxidativo. El equilibrio entre la actividad pro-oxidante y antioxidante se pesa de tal manera que con estrés adicional o lesión en la célula, el estrés oxidante conduce al envejecimiento de las células, la enfermedad y el daño.

Sin embargo, el brote joven de brócoli de alrededor de 3-4 días de vida es 100 veces más potente como antioxidante que la planta de brócoli madura y la mayoría de las demás verduras crucíferas (col, coliflor, repollo chino y coles de bruselas). Los brotes de brócoli contienen un metabolito que aumenta la capacidad de lucha oxidante de las células de nuestro cuerpo. El potencial antioxidante se libera del brote cuando se mastica, y la planta se descompone. Un químico en el brote, conocido como glucorafanina, se combina con la enzima mirosinasa, para formar el químico activo sulforafano.

“Puede ser cierto que si hubiéramos escuchado mejor lo que nuestros abuelos y padres nos enseñaron acerca de la importancia de comer frutas y verduras, estaríamos viviendo más sanos y tal vez vidas más largas”.

El sulforafano es el componente bioactivo del brote de brócoli. El sulforafano actúa a través de una serie de enzimas antioxidantes, como la superóxido dismutasa y el glutatión. Uno de los mejores efectos posteriores estudiados del sulforafano es el aumento de la expresión del factor 2 relacionado con el factor 2 eritroide nuclear (Nrf2), una proteína normalmente secuestrada (atrapada) en el citoplasma dentro de cada célula. Una vez liberada de la célula, Nrf2 ingresa al núcleo (centro de control) de la célula y se une a una proteína comúnmente conocida como elemento de respuesta antioxidante (ARE, por sus siglas en inglés). ARE es el regulador maestro del sistema antioxidante disponible en todas las células humanas. Al unirse a ARE, Nrf2 es capaz de eliminar miles, si no millones de radicales libres. Como tal, el sulfurano actúa para prevenir el estrés oxidativo de las células, retrasando el proceso de envejecimiento y protegiendo las células contra enfermedades y daños. De hecho, se ha completado una extensa investigación para mostrar las propiedades protectoras del sulforafano en varios trastornos asociados con el estrés oxidativo, como la isquemia cerebral, la inflamación cerebral y la insuficiencia renal aguda (1-3).

Pero ¿qué pasa con los bebés recién nacidos y los niños pequeños? Parece que la mayoría de las causas de lesión en el cerebro del recién nacido en realidad ocurren durante el embarazo y la gestación tardía (4). En muchos, hay una infección subyacente, a menudo no reconocida, o una reducción en el flujo sanguíneo desde la placenta al feto. Esto puede resultar en una acumulación de radicales libres que causan daño cerebral y de otros órganos. Hay una serie de afecciones como la parálisis cerebral y otras discapacidades del desarrollo en la infancia (trastorno por déficit de atención y trastorno del espectro autista), que tienen etiologías de estrés oxidativo subyacentes debido a la insuficiencia placentaria. Los bebés, en particular, tienen una menor capacidad para combatir el estrés oxidante de los radicales libres que los adultos, y por lo tanto son a menudo más sensibles a las lesiones.

En general, el enfoque de las intervenciones se ha centrado en las terapias de rescate que se dirigirán y ayudarán a recuperar el tejido cerebral dañado (5). Para que las terapias de rescate sean efectivas, deben administrarse poco después de la lesión. Desafortunadamente, la lesión cerebral del recién nacido es difícil de programar y, por lo tanto, el tratamiento es complicado. Como tal, la atención se ha desplazado hacia la prevención de lesiones y los estudios en animales han demostrado ser prometedores.

El Laboratorio de Investigación Perinatal (Universidad de Alberta), bajo la supervisión del Dr. Jerome Y Yager MD, ha analizado el potencial de proteger el cerebro del recién nacido mediante la suplementación de la dieta de roedores embarazadas con brotes de brócoli. En estos estudios (6), las roedoras embarazadas se sometieron a una ligadura bilateral de la arteria uterina, que simula la insuficiencia placentaria de la parálisis cerebral. Los investigadores han encontrado que cuando se suplementaron con brotes de brócoli (200 mg/kg) durante el último trimestre del embarazo y la primera infancia, los recién nacidos no mostraron los mismos déficits de desarrollo, ni la lesión cerebral que a menudo se asocia con niños con parálisis cerebral. Esto fue en contraste con los recién nacidos de madres que no fueron alimentadas con brotes de brócoli en su tercer semestre de embarazo. En otras palabras, parece que al aumentar la activación de Nrf2 en la madre o en el feto, con la suplementación de brotes de brócoli agregada, y presumiblemente se evitó la activación de sulforafano, lesiones al cerebro y, por lo tanto, anormalidades de comportamiento.

Si bien los resultados en los campos del cáncer, la diabetes, los accidentes cerebrovasculares, la hipertensión arterial y el autismo también han sido prometedores en relación con el uso de sulforafano y/o brócoli, su trabajo es independiente en el campo del feto vulnerable y el recién nacido. Se necesita mucho trabajo por hacer para avanzar en esta ciencia. Sin embargo, dado que la mayoría de las lesiones en el cerebro del recién nacido ocurren durante el embarazo, en lugar del parto y el trabajo de parto con este poderoso antioxidante parece prometedor como un enfoque preventivo, y tal vez uno que pueda reducir el riesgo de desarrollar daño cerebral en millones de recién nacidos afectados en todo el mundo cada año.

“El Laboratorio de Investigación Perinatal (Universidad de Alberta) … ha analizado el potencial de proteger las lesiones del cerebro del recién nacido, complementando la dieta de roedores embarazadas con brotes de brócoli”.

Referencias

  1. Noyan-Ashraf MH, et al. Dietary approaches to positively influence fetal determinants of adult health. FASEB J. 2006;20(2):371-3. doi: 10.1096/fj.05-4889fje. (1. Noyan-Ashraf MH, et al. Enfoques dietéticos para influir positivamente en los determinantes fetales de la salud del adulto. FASEB J. 2006; 20 (2): 371-3. doi: 10.1096 / fj.05-4889fje).
 

2. Wu L, et al. Dietary approach to attenuate oxidative stress, hypertension, and inflammation in the cardiovascular system. PNAS. 2004;101(18):7094-9. (2. Wu L, et al. Enfoque dietético para atenuar el estrés oxidativo, la hipertensión y la inflamación en el sistema cardiovascular. PNAS. 2004; 101 (18): 7094-9).

  1. Zhao J, et al. Sulforaphane reduces infarct volume following focal cerebral ischemia in rodents. Neurosci. Lett. 2006;393(2-3):108-12.3. (Zhao J, et al. El sulforafano reduce el volumen del infarto después de la isquemia cerebral focal en roedores. Neurosci. Letón. 2006; 393 (2-3): 108-12).
 

  1. Ferriero DM. Lesión cerebral neonatal. N. Engl. J. Med. 2014; 351: 1985-95. (4. Ferriero DM. Neonatal brain injury. N. Engl. J. Med. 2014;351:1985-95).
 

  1. Nguyen A et al. Evidence for Therapeutic Intervention in the Prevention of Cerebral Palsy: Hope from Animal Model Research. Semin. Pediatr. Neurol. 2013;20:75-83. (5. Nguyen A et al. Evidencia de la intervención terapéutica en la prevención de la parálisis cerebral: la esperanza de la investigación en modelos animales. Semin. Pediatr. Neurol. 2013; 20: 75-83).
 

  1. Black AM et al. Broccoli sprout supplementation during pregnancy prevents brain injury in the newborn rat following placental insufficiency. Behav. Brain Res. 2015;15(291):289-98. (6. Black AM et al. La suplementación con brotes de brócoli durante el embarazo previene la lesión cerebral en la rata recién nacida después de una insuficiencia placentaria. Behav. Brain Res. 2015; 15 (291): 289-98).
 

Foto by FOODISM360 on Unsplash

AOR US

About The Author

You might also like to read